Aquel sabio profesor 'loco' de Casar de Cáceres

fotogalería

Inauguración en 1935 del colegio León Leal (rodeado con un circulo), a la izquierda el profesor. :: S. E.

  • Helénides de Salamina era el alter ego de Ángel Rodríguez Campos, que durante décadas fue profesor de Casar de Cáceres

Salió del bar con un anadeo grandilocuente de focha y se plantó en el escaparate colindante de una tienda de fruslerías. Allí, ofreciendo la rabadilla al mejor postor, aguardó el advenimiento de un mesías que salvara el delirio de los números rojos. El hombre del bigote surgió con visaje de proxeneta avezado, pujante, atenazado en el tormento de la verija. Se miraron sin hablarse y se fueron juntos hacia el portal de Mónica. Comportándose igual que un matrimonio mal avenido tras una discusión de órdago, entraron en el ascensor sigilosos como culebras, custodiados por los parpadeos de tugurio de los dígitos de los pisos. El hombre se palpó la bragueta de forma ostentosa y atemperó la frialdad con el pececillo de la lengua asomado a la boca. Subieron hasta la última planta y avanzaron hasta la zona de los trasteros por un pasillo poco iluminado. Ella abrió la puerta del suyo y, sin mediar palabra, entraron en un reino de penumbras regaladas por una claraboya circular. Date la vuelta, y él la manoseo sin reparo con afán de martillo pilón, el ensamblaje de los gemidos mudos, el apremio de la coyunda vertiginoso».

Este texto forma parte del excelente relato 'Las yemas sucias', cuyo autor, el burgalés Jorge Sáiz Mingo, recibió el pasado 29 de abril el primer premio del Certamen Literario Helénides de Salamina, dotado con 1.000 euros. El segundo premio (500 euros) lo ganó la madrileña Rosa María Fabuel de Mora. A la convocatoria se presentaron 235 obras.

Lo llamativo de este premio literario organizado por el Ayuntamiento de Casar de Cáceres, es que ya ha cumplido 25 años, cifra envidiable, y que rinde honor a una persona que puede ser considerado el profesor más curioso que ha dado clase en las aulas de España.

Helénides de Salamina era el alter ego de Ángel Rodríguez Campos, que durante décadas fue profesor de Casar de Cáceres. Marcela Martín Jiménez (hija del investigador Tomás Martín Gil) presentó un trabajo sobre este curioso personaje en el XXVIII Coloquios Históricos de Extremadura, que se celebraron en Trujillo en septiembre de 1999. Allí ella mostró su acta de nacimiento, que fue en el pueblo salmantino de Mogarraz el 28 de julio de 1884. Huérfano de padre, se aseguraba que perdió a su madre a los 7 años, muriendo al lado del hijo en un colchón en el suelo. Su única hermana entró en un convento de clausura en Salamanca, y él fue enviado a un seminario, en donde causó asombro su capacidad con el latín y el griego.

Su discípulo Ángel Jiménez Sánchez afirmaba que su maestro, con 14 años ya componía versos latinos con rara perfección, llamando la atención de Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912), a quien le dedicó una poesía. Sin vocación eclesiástica, Ángel Rodríguez hizo caso al consejo de Menéndez Pelayo y estudió en Salamanca la carrera de Magisterio, asistiendo a las clases de griego de Miguel de Unamuno, con el que llegó a cartearse después.

Fue en 1913 cuando llega a Casar de Cáceres como maestro, en donde estuvo 40 años educando a los jóvenes. Marcela Martín contó que creó un grupo de exploradores con sus alumnos, con banda de trompetas y tambores que desfilaban en las fiestas del pueblo y procesiones, con uniforme de color caqui. Prestaba libros a los niños, a los que enseñaba a cultivar un jardín, haciendo de su casa huerto una prolongación de la escuela. Se hizo muy amigo del párroco Saturnino Martín Moreno, con el que hablaba en griego, latín y francés, y entonces ocurrió que decidió transformarse en Helénides de Salamina y empezó a vestirse de grecorromano. Usaba túnicas de colores que hacía él mismo, calzaba sandalias y sujetaba su media melena negra con una cinta.

Ya aparece de esa guisa en fotografías tomadas en 1935, en la inauguración del Grupo Escolar León Leal de Casar de Cáceres.

Hay gente que entonces se empezó a referir a él como 'el maestro loco del Casar'; pero no en el pueblo, en donde era muy respetado. Era atendido por un matrimonio formado por María Sánchez Vivas y Basilio Jiménez Carrero. El matrimonio tuvo seis hijos y él apadrino al cuarto, al que puso su nombre. A su ahijado, a Ángel Jiménez Sánchez le pagó la carrera de Magisterio, como hizo con otros dos discípulos: Nicomedes Martín y Máximo Barrantes.

En el blog Ars Docendi, de José María Alegre Barriga, profesor de Cultura Clásica del Instituto Profesor Hernández Pacheco, muestra un reportaje del NO-DO del 27 de noviembre de 1950, en donde se dedicaba un reportaje al curioso maestro.

Valeriano Gutiérrez Macías señaló que su último curso como profesor fue el de 1953-54, y que el 15 de enero de 1956, estando enfermo, pasó a vivir con su discípulo y ahijado Ángel Jiménez, muriendo el 26 de agosto de 1956.

Casar de Cáceres honra a su sabio maestro. Ha puesto su nombre a la Universidad Popular, a un premio literario y tiene una estatua de bronce.

Helénides de Salamina escribió varios libros de poesías, destacando su gran obra maestra, El Panelenio, que tardó siete años en escribir. Son 21.000 versos en los que cuenta la odisea del héroe Teucro hasta que funda Salamanca y en donde hay razonamientos como este:

«Causa horror que los míseros humanos/ así agucen su ingenio en obstinada/ destrucción de los hombres sus hermanos.»

«¿A qué llamareis vicios o virtudes,/ si hoy dais por malo lo que ayer fue bueno,/ porque soplaron otras altitudes?».

Fernando García Morales escribió en el Diario HOY, que en unas jornadas literarias que se celebraron en Cáceres en mayo de 1955, se invitó a Helénides de Salamina a dar una conferencia, y que uno de los más sorprendidos de la inteligencia del maestro fue el escritor César González Ruano (1903-1965), que comentó que hubo quien anunció que iban a ver a un payaso, «y los payasos - dijo Ruano - éramos los que escuchábamos, porque es un sabio de cuerpo entero al que hay que perdonarle que vista como quiera».

HOY

HOYCasar de Cáceres

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento
    • Anunciantes