Adiscasar celebra una convivencia para los socios y sus familiares

Los socios realizaron manualidades en un taller coordinado por sus monitoras.
COLECTIVO DE DISCAPACITADOS

Un año más los socios de la Asociación de discapacitados, Adiscasar, disfrutaron de un día de convivencia junto a sus familiares y amigos. Este encuentro se organiza cada año con motivo del Día del medioambiente, pero en esta ocasión los responsables de este colectivo decidieron adelantarlo un mes "porque el 25 de junio ya hace mucho calor para pasar un día en el campo".

­Este año el encuentro ha tenido lugar en las instalaciones de albergue municipal, junto al pantano viejo. En ediciones anteriores se celebró en las proximidades de la ermita de la Virgen del Prado. "Las instalaciones están muy bien para realizar los talleres y los accesos y servicios están adaptados a las necesidades de los chicos", apuntan desde la asociación.

­Los integrantes de esta asociación, que nació en 2004 en la localidad, disfrutaron de un día festivo en el que no faltaron los talleres de manualidades, además de otro de reciclaje organizado por la Escuela de Consumo, y en el que cada participante recibió un obsequio. Tampoco faltó la comida familiar y la tarde de baile, gracias a la donación del equipo de música que les cedió el grupo Adarel.

­Adiscasar la integran asociados con discapacidad física y psíquica. Según explica la directiva "la localidad es muy pequeña y había que agruparlos porque no tenía sentido hacerlo de forma independiente". Durante todo el año organizan la impartición de talleres. Para ello cuentan con dos monitoras, contratadas por la propia agrupación. Los martes y jueves realizan tareas de manualidades, las cuales son puestas a la venta en diferentes ocasiones. "Tratamos de mantener estos talleres durante todo el año porque es la única actividad que los socios tienen en grupo y así también logramos que los familiares tengan un respiro", señala la presidenta, Ángela Barra.

­Recientemente los socios vendieron sus trabajos en el mercadillo. La recaudación obtenida se destina a la contratación de los monitores para continuar con los talleres.

­Pocas subvenciones

­"Las subvenciones son escasas y somos pocos socios para mantener un ritmo bueno de actividades". En este taller también participan los padres de los socios, además de gente voluntaria del pueblo que ayuda a realizar estos trabajos. Asimismo disponen del respaldo de monitores de la Mancomunidad Tajo- Salor- Almonte, quienes durante un periodo aproximado de tres meses dirigen los talleres que son subvencionados.

­Además de los socios discapacitados, la asociación cuenta con colaboradores, los cuales no tienen en su familia nadie con discapacidad, y que por lo general aportan ayudas económicas y participan con el desarrollo de determinados proyectos. "Tenemos casi más socios colaboradores que discapacitados a día de hoy y eso es de agradecer", explican.

­La concejalía de Deportes pone cada año a disposición de estos usuarios un curso de deportes acuáticos adaptados. También participan en el curso de ejercicio físico adaptado, y que les ayuda a mejorar sus destrezas físicas, y les sirve de terapia y rehabilitación.

­A través del Consorcio Identic los socios con discapacidad física y sus familiares participan en un curso navegar en Internet.