Los niños saharauis tienen dificultad para encontrar familias de acogida este verano

Los menores llegarán el fin de semana del 18 de junio

Niños de Casar que compartieron el verano con los menores saharauis. ANA PACHECO
SOLIDARIDAD

Se necesitan familias que acojan a niños procedentes del Sáhara. Este es el mensaje que lanza la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de la localidad a poco más de una semana de dar la bienvenida de nuevo a los menores. El día previsto para su llegada será el 18 ó 19 de junio. Aún no saben la fecha exacta, pero aseguran que algunos de los niños que llegarán se quedarán sin una familia de adopción para este verano.

En Casar de Cáceres se instalarán 9 ó 10 niños. Todos vuelven a las casas en las que estuvieron viviendo el pasado año. El resto serán acogidos por familias en pueblos de la zona, entre ellos, Arroyo de la Luz y Valencia de Alcántara.

Desde la asociación aseguran que este año vienen más niños, pese a que algunos no tienen una familia asignada. "Habrá que buscar un albergue o una casa de acogida donde puedan quedarse los menores que no tengan familias, aunque lo suyo es que cada niño tenga una casa para pasar el verano", explica el presidente del colectivo de la localidad, Julián Pacheco.

El problema radica en que algunas familias que se hacían cargo de estos niños años atrás se han visto en la necesidad de no poder atenderlos en esta ocasión. "Le hacen un pasaporte por un periodo de cuatro años, y si hay familias que un año no lo pueden acoger, el niño va a venir igualmente, y por eso hay más de la cuenta que no tienen familias", explica.

Para evitar que eso suceda desde la asociación están tomando algunas medidas a nivel provincial. Se han hecho campañas de radio, y en la localidad se ha informado a numerosas familias de la situación. "Informamos a la gente porque nunca se sabe si quieren acoger a un niño, pero no se puede obligar a nadie", añade Pacheco.

Sin duda, Casar de Cáceres ha sido el pueblo de la zona más solidario en este asunto. "Hace tres o cuatro años había 16 y 17 niños acogidos por familias, pero ahora la cosa está más difícil, la gente si tiene que trabajar no puede atender a los niños", detalla. Además, más de 200 socios aportan una colaboración anual de 10 euros para ayudar con los gastos de los niños que llegan en verano.

Desde el colectivo resaltan que si alguien está interesado en atender a uno de estos niños, deberán ponerse en contacto con la asociación durante estos días. Las familias también podrán decidirlo el mismo día que lleguen los niños, ya que el reparto para las diferentes localidades se realizará en la Casa de cultura de la localidad el 18 ó 19 de junio. "Hay alguna familia que nos ha dicho que ese día irá para ver los niños que llegan y allí decidirán qué hacer", dice.