Dos amigos casareños peregrinarán hasta Santiago de Compostela durante 21 días

Juan Manuel Rodríguez y Jesús Pacheco caminarán una medida de 33 kilómetros diarios

Estos peregrinos iniciaron ayer su andadura, un reto que se han marcado en sus días de vacaciones. GERMÁN CAMPÓN
POR LA VÍA DE LA PLATA

Con bastón en mano, ayer por la mañana, aprovecharon los primeros rayos de sol para partir rumbo a Cañaveral, lugar fijado para su primera parada. Su reto es andar en 21 días los 685,90 kilómetros que distan entre Casar de Cáceres y la ciudad gallega. Lo harán por la Vía de la Plata recorriendo más de 60 localidades, en muchas de las cuales pernoctarán en albergues públicos y privados, hostales, pensiones y camping que ya tienen ubicados en su itinerario.

Este año han cambiado las playeras por las botas. "La idea de hacer el camino viene de lejos, ya que en su día le dije a todos los amigos que cuando disfrutase de mis primeras vacaciones de trabajo lo haría desde la puerta de mi casa", señala Juan Manuel Rodríguez. Su compañero de viaje no lo tenía tan claro, pero hizo un trato con su amigo y ahora le toca cumplirlo. En la mochila llevan unos ocho kilos, repartidos entre sacos de dormir, vestimenta, productos de higiene, botiquín y demás utensilios de utilidad que podrán necesitar durante las rutas.

Antes de sumergirse en esta experiencia han planificado las diferentes etapas y el recorrido con bastante minuciosidad. Además han contado con algunas recomendaciones de amigos y conocidos que ya han realizado algunas etapas del camino o la parte final del mismo. "Vamos sin prisa, nuestra intención es hacerlo en tres semanas, pero si tenemos algún inconveniente en el trayecto lo haremos más relajado", señalaron.

Pese a que esta gesta requiere de gran esfuerzo físico, su intención es disfrutar todo lo posible del camino, de la naturaleza, de la gente de cada pueblo y, cómo no, entablar alguna amistad con los peregrinos con los que se topen en su andadura.

Lo mismo hicieron hace apenas dos meses Juan de Dios Díaz y Jesús Pérez. Estos amigos también han cumplido su sueño de recorrer este popular camino en bicicleta. El pasado 21 de abril iniciaron esta aventura por la Vía de la Plata hasta Astorga, desde donde enlazaron con el 'Camino Francés' hasta Finisterre. Luego llegaron a Muxía, final de la ruta Jacobea.

El interés por esta ruta despertó una tarde cuando tomando un café vieron llegar a Casar de Cáceres a un grupo de peregrinos en bicicleta. "Nos preguntamos ¿por qué no lo hacemos? y como los buenos tratos, dicho y hecho", señala Juan de Dios Díaz. En su caso realizaron el recorrido de ida y vuelta en nueve días. "Como experiencia es increíble y es una de las cosas que hay que hacer en la vida aunque tienes tus días buenos y malos, se comparte todo, conoces gente y aun más importante terminas conociéndote a ti mismo", relatan estos peregrinos.

Como ellos, algunos casareños más han vivido esta experiencia alguna vez en su vida, sin embargo, no todos se han atrevido a iniciar sus primeros pasos a pie desde la puerta de sus casas.

Juan Manuel y Jesús compartieron una cena con sus amigos la noche antes de partir. "Todos los días les vamos a informar de cómo estamos por email", apunta Jesús. Saben que cuando cumplan su promesa tendrán algo más que contar a su familia y amigos. Pero hasta entonces les quedan largas caminatas, bajo un sombrero de paja y un bastón que les acompañará en silencio en esta hazaña.