Un incendio que pudo ser provocado quema unos mil metros en el pantano nuevo

La rápida intervención de vecinos de fincas aledañas evitó que se propagara más

Los bomberos tuvieron que sofocar las últimas llamas que se originaron. L.C.G.
SUCESO

La jornada de pesca parecía tranquila, pero a mediodía de ayer se tornó gris. La zona conocida como 'La tórtola' en el camino que rodea el pantano nuevo se vio afectada por un incendio que arrasó unos mil metros de matorrales y árboles.

La rápida intervención de los vecinos de fincas aledañas evitó un mal mayor. Sobre las 13.15 horas de ayer, y tras avistar las primeras llamas que llegaron a verse desde sus propiedades, acudieron en cuestión de minutos hasta el lugar donde se había originado el incendio. Sin pensarlo dos veces, se hicieron con escobas para apagar el fuego y así evitar que se propagara. "Desde mi finca he cogido los prismáticos tras ser avisado y he visto lo que estaba sucediendo y rápidamente hemos venido y hemos intentado apagar con las escobas el fuego", explicó uno de los vecinos.

Tanto vecinos como la Guardia Civil consideran que el incendio pudo ser provocado. Pero los únicos datos de los que disponen es la versión de algunos testigos presenciales, quienes observaron como "un hombre intentó quemar un zarzal y al no ser capaz de apagarlo se habrá asustado y se ha ido corriendo", relataron los agentes sobre lo que los pescadores les habían narrado. No obstante, los agentes de la Guardia Civil interrogaron a todas las personas que en ese momento se encontraban por la zona, pero nadie vio nada.

La dirección que en ese momento tomó el aire ayudó a que el fuego no se extendiera demasiado, pero no evitó que volvieran a aparecer voluminosas llamas antes de la llegada de los bomberos. Una dotación del SEPEI, que llegó a la zona media hora después de originarse el incendio, puso fin a unos minutos de preocupación y angustia.

La gran cantidad de pasto y matorrales secos hacen vulnerable esta zona cada verano. Precisamente los vecinos expresaron su indignación por el suceso, entre otros motivos, porque "aquí no ha venido ningún pescador que ha visto el fuego a ayudar a sofocarlo y sólo hemos venido nosotros a los que nos duele y nos dedicamos a la ganadería". Además, replicaron que aunque se ha hecho una limpieza de la zona "se han dejado los restos de la poda de los pinos debajo de los árboles".

Hasta el lugar también se desplazó un equipo de protección del Seprona, además del equipo de bomberos y los agentes de la Guardia Civil.