Un euro por cada kilómetro a pie hasta Santiago de Compostela

Los peregrinos centran el gasto de su recorrido en pernoctación, comida y bebida

Juan Manuel Rodríguez, con un pan recién hecho durante su peregrinación hasta Santiago. CEDIDA
CAMINO DE SANTIAGO

Para algo más de tres semanas de peregrinación a pie, desde Casar de Cáceres hasta la ciudad gallega, se estima una inversión aproximada de unos 700 euros, los cuales se atribuyen exclusivamente a pernoctación, comida y bebida, e incluso, medicamentos. Así, teniendo en cuenta que la distancia entre el lugar de partida y llegada es de 685 kilómetros, se podría atribuir un euro consumido por cada kilómetro a pie.

El caso de Galicia es particular, ya que todos los albergues están tasados con la misma cantidad, cinco euros, excepto en Santiago de Compostela donde el precio se multiplica por dos. En Extremadura y Castilla León oscilan entre los tres y los diez euros. En algunas localidades basta con realizar un donativo.

Cada peregrino elige el sitio en el que pernoctar. En los albergues el inconveniente es compartir la habitación, en muchas ocasiones, con una veintena de personas. Pero es la opción que resulta más económica. Si por el contrario prefieren un hostal, pagan entre 10 y 15 euros, pero se aseguran un lugar donde descansar plácidamente y donde lavar la ropa está incluido en el precio.

Tras una larga caminata suelen apostar por el menú del peregrino, cuyo precio va entre los ocho y los once euros. La cena se improvisa más, y muchos de los aventureros del camino prefieren comprar en un supermercado y confeccionarse algo ligero en el propio albergue. El desayuno les preocupa menos, ya que antes de echar a andar suelen tomar café o algo de fruta. "El inconveniente de comprar comida es que hay que cargar con ella en la mochila y resulta pesado", explica Juan Manuel Rodríguez.

Teniendo en cuenta todas las necesidades básicas de cada jornada la media aproximada de gasto diario es de 25 a 30 euros. El viaje de regreso en autobús desde Santiago de Compostela asciende a los 41 euros. Y si desde esa ciudad el peregrino visita Finisterre tendrá que abonar 22,50 euros por el traslado. Los medicamentos y demás productos farmacéuticos también se contemplan en este recuento aproximado.

Con la suma hecha y la lista de gastos desglosada, muchos peregrinos consideran que el gasto no resulta elevado para la cantidad de días que permanecen fuera de sus casas. "El coste no es grande para 25 días, aunque evidentemente aquí no se incluyen regalos que puedas comprar a la familia o algunos recuerdos para llevar a casa", señala Rodríguez.