El puente de agosto afecta a la participación del II Freestyle

Unas mil personas acudieron a este espectáculo lleno de acrobacias protagonizadas por cuatro pilotos

Ocho niños, futuras promesas de Extremadura, participaron en el encuentro. L.C.G.
MOTOS

Unas mil personas, según los organizadores, asistieron anoche a la segunda edición del Freestyle, un espectáculo en el que las acrobacias de los pilotos dejaron con la boca abierta al público asistente.

El puente de agosto, fecha elegida para este evento, que además coincidió con el partido de la Supercopa entre Real Madrid- Barcelona, afectó a la taquilla. El pasado año unas 4.000 personas acudieron a este acto, que también tuvo lugar en el Centro de ocio de la localidad.

Aunque comenzó con 30 minutos de retraso, destacó la buena organización, sonido y animación de este espectáculo, que contó con la presencia de los pilotos Jorge Bravo, Nicolás Ortuño, Edu García y Xavier Dolls. El acto dio comienzo con la presentación de los jóvenes, quienes dieron a conocer sus mejores saltos y acrobacias en el aire durante casi dos horas.

Afortunadamente no hubo que lamentar ningún incidente sobre la pista, y la diversión fue la nota predominante de la noche. El olor a goma se notó desde los primeros minutos. También un pequeño espectáculo pirotécnico inauguró la noche.

En este encuentro también participaron siete niños y una niña, jóvenes promesas de motocross de Extremadura, de entre 5 y 8 años. Uno de los momentos más aplaudidos de la noche fue la aparición de Aarón, el piloto más joven de Europa, que tiene 6 años. El pequeño participó el pasado año en este encuentro, pero fue en esta ocasión cuando sorprendió saltando con su moto sobre una rampa habilitada para su edad.

Tras la ronda de saltos, se realizó la final. El público sentenció con sus aplausos el nombre del piloto ganador del primer trofeo. Fue Jorge Bravo quien se impuso en un espectáculo participativo y lleno de magia en el aire. Finalmente los cuatro pilotos profesionales brindaron al público uno de los mejores momentos, realizando el popular 'chu chu', en el que saltaron hasta en tres ocasiones, uno tras otro, la gran rampa ubicada en el centro de la plaza.

Todos los participantes fueron obsequiados con un trofeo, entregado por el alcalde de la localidad y algunos representantes de las empresas colaboradoras en este espectáculo.

Durante la celebración del Freestyle los organizadores comentaron la feliz anécdota de la noche, que fue la protagonizada por una de las asistentes embarazada, quien tuvo que ser trasladada en ambulancia al encontrarse de parto.