Todo preparado para recibir el Carnaval 2012

Las peñas ultiman sus disfraces que siguen siendo un factor sorpresa

La carpa ya está ubicada en la plaza del ferial. L.C.G.

A tan sólo un día de dar el pistoletazo de salida a un fin de semana lleno de humor, diversión y libre imaginación, sólo quedan perfilar algunos detalles de última hora.


La carpa quedó finalmente instalada, ayer, en la plaza del ferial. Este año ocupará unos 400 metros cuadrados, unas dimensiones similares a las del pasado año, aunque esta vez presenta un formato más cuadrado. La carpa contará con un cañón de calor que ambientará las gélidas noches previstas para estos días.  "Estará acondicionada con una temperatura ideal para que la gente disfrute todo el tiempo que esté en su interior", señalan desde la empresa.


Un año más será la empresa local de iluminación y sonido, Prosoni, la encargada de ambientar las noches centrales del carnaval, el viernes y el sábado. Habrá más horas de discoteca este año. El viernes la fiesta empezará tras la finalización de las murgas, y culminará de madrugada, sobre las tres o las cuatro horas. El sábado la carpa estará en pleno auge tras el desfile de comparsas, y la música sonará hasta las siete de la mañana. "Este año tenemos preparado un espectáculo visual diferente, con más iluminación", señalan desde Prosoni.


En el interior de la carpa el bar La Ronda gestionará la barra, y como novedad instalarán un 'photocall' para que las personas disfrazadas puedan posar e inmortalizar la mejor foto de su particular Carnaval 2012.


Las peñas ultiman sus disfraces, para tenerlos a punto y lucir lo que tantas horas le han arrebatado durante las últimas semanas. Como siempre el factor sorpresa primará hasta el sábado, cuando las comparsas se vayan incorporando al pasacalle y den a conocer su trabajo.


Y lo más importante es que la lluvia, en esta ocasión, no logrará deslucir estos días. La previsión del tiempo augura días soleados y noches con bajas temperaturas. Todo es aceptable menos la incesante lluvia que el pasado año perjudicó al día más esperado del año por los carnavaleros.