Más de 400 escolares viven unas olimpiadas carnavaleras

La jornada del colegio ayer comenzó de forma habitual, pero según iban avanzando las horas, los niños se impacientaban al saber que faltaba poco para ponerse el traje que habían elaborado para el desfile de Carnaval.

A las 12.00 horas los niños del centro infantil Zarapico y los del colegio público León Leal Ramos, salieron ataviados, junto a sus profesores y educadores a la avenida del Egido de Abajo, desde donde partió el recorrido.

Cada uno con un motivo que representaba a las Olimpiadas. Había de todo, desde las mascotas hasta los atletas, karatecas, ciclistas, jinetes, entre otros. Sin duda, todo un compendio de deportividad que fue la nota predominante de la jornada. Los profesores se implicaron con esta festividad, ya que la gran mayoría también participó disfrazado durante el desfile.

Los niños disfrutaron de cada momento, mucho más, cuando en la calle Barrionuevo los mayores del centro de día aguardaban la llegada de los escolares, con música típica de Carnaval, y decenas de caramelos que lanzaron a su paso. Los niños también les respondieron con diferentes canciones y actuaciones.

Los vecinos salieron a la calle para ver el pasacalle infantil, al que no faltaron padres y abuelos, ilusionados con las caras de felicidad que veían en sus hijos y nietos. El sol acompañó este encuentro, que concluyó nuevamente en el colegio y centro infantil.