La Policía retira de las calles los vehículos abandonados

Los trámites burocráticos ralentizan este proceso

La Policía vigila de cerca los vehículos estacionados. L.C.G.

Los agentes de la localidad tramitan desde hace algunas semanas la retirada de los vehículos abandonados que se encuentran estacionados en pleno casco urbano.

"Es un trabajo arduo porque a veces es muy difícil localizar al titular del vehículo ya que a menudo se han vendido sin cambiar el titular, ha muerto su propietario, o simplemente quien nos aparece como titular en la base de datos vive en otra comunidad autónoma y ha cambiado varias veces de domicilio", detalla la Policía.

El problema, según indica la Policía, es que los coches abandonados suelen derivar en condiciones de insalubridad "ya que muchos de ellos son nidos de ratas o donde las avispas suelen instalarse". Otro de los inconvenientes es que estos vehículos ocupan un estacionamiento, innecesario, de forma permanente.

Más de una decena de vehículos han sido retirados por el momento. Los trámites burocráticos ralentizan este proceso. Primero la Policía envía una carta al titular para comunicarle la situación en la que se encuentra su vehículo. El fin es darle un plazo para que por voluntad propia lo retire de la vía. "Si hace caso omiso la autoridad decreta que va a actuar de oficio y pasa a tratar el vehículo como residuo solido urbano y comunica al responsable dicha resolución, si no fuese posible notificar se hace mediante edicto o publicación en el diario oficial que corresponda, se abre un plazo para que el titular presente alegaciones", indican desde la Policía.

Sin embargo, se aclara que si el dueño del coche no presenta recurso, se avisa al centro de reciclaje autorizado para que venga a retirar el vehículo y lo traslade a la planta de reciclaje donde el residuo es despiezado y separado en partes dependiendo del material para ser reciclado en la medida de lo posible.

En cualquier caso, al titular se le cargan los portes y costes de dicho proceso y se le propone para sanción por la infracción cometida. "Aún nos quedan muchos vehículos por retirar pero la ley nos obliga a respetar todos los trámites burocráticos", apuntan.