Ya se conocen algunas novedades de la Semana Santa

La Cofradía de la Vera Cruz organiza cada año los diferentes actos

La caja del Santísimo ha sido una de las que se ha restaurado. L.C.G.

Apenas faltan dos semanas para que comience la Semana Santa, una fecha en la que la fe está más presente entre los casareños. La Cofradía de la Vera Cruz, que se renueva cada año, es la encargada de organizar cada una de las actividades. El pasado mes de diciembre se renovaron los cargos.

La mayordomía este año la ostentan los casareños Félix Villa Molano y María del Prado Andrada Ordiales. Los ocho diputados son Julio Carrero y Antonia Villa, Carlos Borrella y Geli Rey, Ventura Jesús Dionisio y María del Prado Rocha, y Juan de Dios Díaz y María Antonia Vaquero.

Ya se conocen algunas novedades para este año. Y es que con el dinero obtenido el pasado año, la anterior Cofradía ha llevado a cabo mejoras de dos imágenes. En concreto, se ha restaurado el pie y la mano del Nazareno, cuya pintura estaba desgastada debido a la fe mostrada por sus devotos durante los continuos besapiés y besamanos a lo largo del año. El arreglo ha costado unos 425 euros.

El pan de oro de la caja del Santo Entierro también se ha mejorado. El gasto por este trabajo ha ascendido a 1.200 euros. "Estaba ya en muy mal estado y necesitaba restaurarse, se le ha dado una capa, y luego otra para envejecerla", apuntan desde la anterior Cofradía. El mantenimiento de las imágenes es una de las preocupaciones de quienes se ocupan cada año de este cometido. "Los restauradores nos dan consejos y sobre la caja del Santo Entierro nos han dicho que se limpie con un plumero y no con paños para evitar que se deteriore", añaden.

Asimismo se ha arreglado uno de los faroles que decoran las andas del Santo Entierro, y que el pasado año se cayó al suelo durante la procesión. En este caso la restauración de los cristales ha ascendido a 800 euros.

Como cada año la Cofradía anima a todos los casareños a que sean partícipes de los actos de la Semana Santa casareña. La tradición de portar las imágenes es, sin duda, una de las más características que se mantiene viva en la localidad. De hecho, la puja del domingo previo a Semana Santa se consolida como una de las tradiciones que no puede faltar. Ese día, los pasos de las diferentes imágenes que salen en procesión se pujan. Como siempre el Nazareno y la Virgen de la Soledad son por las que se siente más devoción.

Pero desde la Vera Cruz animan a los grupos de jóvenes para que se mantenga viva esta tradición, y ninguna de las imágenes quede relegada. Todas son importantes porque todas forman la Semana Santa de Casar de Cáceres. "Sería una pena que se perdieran estas tradiciones tan antiguas y por eso animamos a los jóvenes para que las mantengan", apuntan desde la mayordomía.

En pocos días el pueblo se vestirá de fiesta y de tradiciones. Los casareños que emigraron a otras ciudades vuelven para pasar estos días junto a su familia y alejarse del bullicio. Los bares se llenarán de gente, las familias comprarán las velas para salir en procesión, en casa no faltarán los repápalos ni las torrijas, tampoco el potaje y el bacalao.