La pequeña África quiere ir al colegio

Reciclan tapones para mejorar su calidad de vida

La niña, de casi cuatro años, necesita nuevos aparatos ortopédicos. CEDIDA

África Carretero Contrera es una niña que derrocha simpatía. Regala una sonrisa a todo el que se le cruza en su día a día. Le gusta jugar con sus amigos, y el próximo curso quiere ir al colegio por primera vez. Tiene tres años, en agosto cumplirá uno más. Padece desde nacimiento una enfermedad rara que engloba varias patologías (problemas en la hernia diafragmática, de pulmón o corazón, dificultad con el habla y la movilidad de sus piernas), que le impiden moverse como cualquier niño de su edad.

Para mejorar su calidad de vida su familia paterna, natural de Casar de Cáceres, se ha sumado a la iniciativa que hace algunas semanas ya se puso en marcha en su localidad de residencia, en Valdelacalzada, y en Malpartida de Cáceres (www.hoymalpartidadecaceres.es también se ha hecho eco de este caso), donde estuvo viviendo un tiempo. Motivados por amigos y familiares los padres de África decidieron hacer un llamamiento para que los vecinos reciclen los tapones de plástico, en lugar de desecharlos a la basura. Algo tan insignificante ayudará a África, al igual que a otros niños, a conseguir los aparatos ortopédicos que necesita en su vida diaria.

África quiere caminar y, para ello, su principal herramienta es un andador. Su crecimiento también requiere de una silla adaptada, un corsé, y una trona nueva. "Por el peso y por su tamaño ya todo le queda pequeño y necesita las nuevas", dice su madre Almudena. Todo sería más fácil si sus padres tuvieran trabajo, pero lo cierto es que su situación desde hace tiempo es toda la contraria. "Estos días he conseguido un trabajo para los meses de julio y agosto los fines de semana", comenta la madre de la niña a este diario. Su padre recibe la prestación por desempleo.

Aún así, los recursos son escasos para adquirir lo que África necesita, ya que necesitan aproximadamente 5.000 euros. A eso se suma el próximo viaje a Barcelona para las revisiones periódicas de la niña, y que la familia tiene que costear de forma íntegra. Por eso, toda ayuda es poca para afrontar las patologías de la pequeña. "Recaudar tantos tapones nos va a resultar muy difícil", dicen sus padres conscientes del gran volumen que se genera y del poco peso que se recibe a cambio. Por cada tonelada recaudada obtendrán 250 euros.Sus padres ya han establecido contacto con Fundación Seur y con otra empresa privada para dar a conocer el caso de su hija. "Hemos pasado la primera criba, y tenemos que dar el segundo paso con los informes médicos, pero nos han dicho que hay casos más urgentes que otros, sabemos que hay lista de espera y a ver qué deciden", explica Almudena.

En cualquier caso los padres buscarán, mientras tanto, otras alternativas porque la urgencia de conseguir ese dinero prima sobre todo lo demás. "Gracias a esta iniciativa de los tapones la gente se ha volcado con África y está recaudando fondos, bien con huchas en establecimientos o con donaciones a una cuenta bancaria que nos piden de la niña", apuntan. Decenas de bolsas repletas de tapones se acumulan ya en su casa, a la espera de saber su destino.

En la localidad los puntos de recogida establecidos son la Estación de Autobuses, la calle Monfragüe nº 20, en la tienda Geppeto, en la calle el Santo, nº 16 o el cementerio. Quienes opten por ayudar con una aportación podrán hacerlo en el número de cuenta bancario 2100 6918 35 0100029169. Si se desea contactar con la familia se podrá hacer a través de este email contrerina81@hotmail.com  

"Vamos a intentar que África vaya al colegio, ella tiene muchas ganas y nos pregunta que porqué ella no puede ir como el resto de niños", argumentan sus padres. Pero la pequeña no pierde su alegría y sabe que, tras el verano, unos de sus deseos podría cumplirse.