Los feriantes califican de "flojo" el gasto en ocio de este Ramo

Una vez finalizadas las fiestas del Ramo es hora de echar cuentas. La tónica general de los feriantes y comerciantes ambulantes que estos días han estado en la localidad es más o menos la misma. La mayoría aseguran que "la cosa ha estado floja", pocos euros para gastar y mucho paseante por la zona del ferial.

Y eso que los ojos pueden decir lo contrario, puesto que en los días grandes de fiesta todas las atracciones tuvieron buena aceptación de público. Pero su argumento es que este año la crisis ha vuelto a hacer mella en sus ingresos. "En lugar de montar cuatro veces, los niños montan dos", dicen. Aún así son fieles a su cita, viven de ello, y no pueden dejar pasar por alto estos días festivos en los que la gente siempre suele despojarse de parte de sus ahorros.

La churrería Mayte, procedente de Jaén, ha tenido lleno todos los días, y pese a ello algunos de sus trabajadores han resaltado la escasa clientela en estos días. Quizás el consumo sea menor al de hace algunos años. Pese a la subida del IVA coincidiendo con las fiestas, los feriantes han mantenido sus precios. "Mantenemos los precios desde hace cinco años", aseguraron trabajadores de esta churrería.

Además, los feriantes siempre destacan los gastos que conlleva traer las atracciones hasta un municipio, y las tasas que les aplican los Ayuntamientos. "Voy a pagar 300 euros por cada atracción", dijo uno de los empresarios trujillanos.

Aunque algunos ya han tomado rumbo a nuevos destinos, anoche hubo quienes aprovecharon su estancia en la localidad. El ferial quedará hoy barrido.