La Cofradía de la Vera Cruz se mantiene fiel a las tradiciones encomendadas

Cinco matrimonios se encargan durante un año de las diferentes funciones

Mayordomos y diputados de este 2013. L.C.G.

Cinco matrimonios integran cada año la Cofradía de la Vera Cruz, la más antigua de la Semana Santa en la localidad y la que se encarga de organizar prácticamente todos los actos procesionales. Desde el pasado 15 de enero integran esta cofradía los mayordomos Demetrio Pérez Guerra y Juli Conejero Ordiales. Le acompañan los ocho diputados: José Antonio Hinojal San Andrés y Crece Lucas Vivas, Vicente Cebrián Rey y Juani Muñoz Sanguino, Alejandro Tovar Carrero y Lea Cebrián Núñez; y Felipe Ollero Lucas y Ángela Pacheco Dionisio.

Los cargos se van renovando cada año y a todos este nombramiento les llega por sorpresa. También hay casos en que son los matrimonios quienes solicitan formar parte de las cofradías. Y los hay que repiten experiencia, como los mayordomos de este año que ya han formado parte de la Cofradía de San Benito y San Blas, del Santísimo, de la Virgen del Prado y de la de Ánimas Benditas.

La función más importante a desarrollar durante todo un año es la organización de los actos de la Semana Santa. Otros de sus cometidos es su presencia en cada uno de los entierros que se producen en la localidad, a los que suelen asistir de forma habitual el mayordomo acompañado por alguno de los diputados.

Sus integrantes también son los encargados de la ermita de La Soledad. Se hacen cargo del mantenimiento y limpieza, así como de abrir y cerrar sus puertas a diario. Cada mes se dedica a esta labor un matrimonio de la cofradía. "Abrimos por la mañana a primera hora y se suele cerrar al atardecer", señalan.

La recaudación

La mayor parte de la recaudación obtenida por esta Cofradía se consigue durante la Semana Santa. El dinero procede de la puja de los banzos de las diez imágenes que salen en procesión, así como de las mandas de las mujeres que van acompañando a las diferentes imágenes. La puja es uno de los actos previos a la Semana Santa y que sigue teniendo bastante arraigo en la localidad, pese a que las ofrendas ya no son tan elevadas como hace algunos años. Quizás, la actual situación de crisis hace que las pujas sean más sobrias y, por lo tanto, se recaude menos para la cofradía. Aún así, los casareños siempre muestran una gran devoción por las imágenes. Pero sin duda, el Nazareno y La Soledad siguen siendo las más pujadas por los fieles. Desde esta Cofradía animan a que los jóvenes casareños participen de este tradicional acto, que este año tendrá lugar como siempre en la casa parroquial, el día 24 de marzo.

Otra de las fuentes de ingresos proviene de la celebración de cada entierro. Por cada uno que se celebra, las familias entregan a la Vera Cruz seis euros, y otros tres que van destinados a los monaguillos. También hay recaudación procedente del archivo y el velero de la ermita de La Soledad, así como del archivo antiguo que tiene el Nazareno junto a su capilla en la iglesia Nuestra Señora de la Asunción.

Este año, del besapies del Nazareno se han recaudado un total de 179,90 euros, una cantidad que se suma a lo recaudado para sufragar los diferentes gastos de esta cofradía. Todo aparece detallado en el libro que cada año pasa de una cofradía a otra, donde se dan cuenta de los gastos e ingresos que se realizan.

Estos días previos a la Semana Santa los cinco matrimonios se encargan de poner a punto todas las imágenes. La mayoría están en la iglesia de la Asunción, pero otras como San Juan y la Magdalena permanecen durante el año en La Encarnación y son ellos quienes se encargan de hacer el traslado. De San Bartolomé también tienen que llevarse a La Piedad para la procesión del Jueves Santo. Ellos mismos se encargan de colocar a cada una de las imágenes sobre las andas que se encuentran almacenadas en el coro de la parroquia. El Nazareno tiene desde hace años sus propias camareras, Fefi Borrella y Flori Corchado, quienes se encargan de vestir la imagen y ponerla a punto para estos días. La otra imagen que tiene camareras es La Soledad. De ella se encargan María Victoria Andrada y Salomé García.

Este año la cofradía hace especial hincapié en que los casareños participen en la Pascua de la Resurrección que tendrá lugar el Sábado Santo a las 23.00 horas. "Es un día muy importante y es al que menos gente suele asistir, por eso les invitamos a que participen y conozcan este acto religioso en el que se hace una hoguera para bendecir el agua y el cirio pascual", dicen. Tiene una duración aproximada de dos horas y media.