La informática ayuda a ejercitar la memoria de los mayores casareños

Parte de los alumnos son octogenarios

Los mayores desafían a las nuevas tecnologías y repiten esta experiencia cada año. L.C.G.

A los mayores casareños no se les resiste casi nada y muestran su desenvoltura con todo lo que hacen. Desde hace varios años se implican en la aventura de las nuevas tecnologías, concretamente en la informática. Cada año son varios los alumnos octogenarios, principalmente, los que se sumergen en este curso, integrado dentro del programa de Mayores Activos que se lleva a cabo en la casa de cultura.

"Nos gusta y nos entretenemos", aseguran estos alumnos. Muchos de ellos no saben leer ni escribir y resulta complicado dotarles de nuevos conocimientos con el ratón en la mano. Pero su insistencia y ganas de aprender les involucra de una forma activa en esta aula. Damiana Gómez es la mayor de la clase. Tiene 90 años y lleva varios años asistiendo a este curso. Reconoce que en casa practica poco lo que aprende en el aula, pero está contenta con lo aprendido.

Guiomar León es colombiana y desde hace un tiempo reside en la localidad. Ella es la primera vez que viene a este curso, que se imparte cada martes por la tarde. Estrella Díaz repite la experiencia de otros años. Le gusta y está satisfecha con lo que hace. José Barrantes lleva desde hace siete años unido a este aprendizaje. "Poco o mucho siempre aprendemos algo, en casa no suelo coger el ordenador sólo porque necesito que alguien esté conmigo por si tengo dudas", reconoce. Fermina y Segunda también son alumnas, agradecidas con todo lo que aprenden, ya que les ayuda a mantenerse activa por las tardes, y alejarse del salón de su casa.

Para el joven casareño Antonio González, profesor de este curso, es todo un reto impartir estas clases. "Las necesidades de cada alumno son diferentes, hay personas que ni leen ni saben escribir, y lo que saben te cuentan es porque se lo enseñaron sus padre hace décadas", relata. Por eso, el objetivo más que dotarles de firmes conocimientos informáticos, es fortalecer su memoria. Además, la implicación y motivación de los alumnos llega a ser de sobresaliente. "Trabajamos la mente usando esta herramienta", añade. Hay a otros alumnos que esta aula les asusta, pero suelen ser una minoría.

Además de los conocimientos básicos de informática, se les introduce en la búsqueda de información sobre costumbres del pueblo. "Esto hace que refuercen su memoria, y a ellos les encanta contar sus vivencias y los viejos tiempos", dice González. Prestan atención a las faltas de ortografías, y para ello visitan la web de la Real Academia Española. También escriben textos para desenvolverse mejor con el teclado. 

Además de este curso de informática para mayores, en la casa de cultura se imparten otros para adultos de diferentes edades, muchos de ellos también desempleados y otros jubilados.