Centenares de personas asisten a la suelta de farolillos en la charca

FIN DE FIESTA

Hacia tiempo que la zona de la charca no concentraba a tanta gente. Esta vez el motivo era un espectáculo diferente, y que logró realizarse ante la atenta mirada de numeroso público. Las fiestas del Ramo se despidieron oficialmente anoche con la suelta de 150 farolillos voladores, con unas dimensiones de 70 centímetros de longitud.

Muchos vecinos se habían inscrito previamente para ser protagonistas en la suelta de estos artilugios realizados con papel biodegradable. Tras el toque dado por los integrantes de la banda, se daba el aviso para quemar las cuatro puntas de la base de estos faroles. Una vez prendidos sólo había que darle la vuelta para que se elevaran hacia lo más alto. Decenas de farolillos lo hicieron al mismo tiempo ofreciendo así un espectáculo de luz que por primera vez tenía lugar en el municipio.

En este encuentro hubo caras de satisfacción, incluso, alguien se atrevió a pedir deseos, como lo hace quien ve una estrella fugaz. Se trataba de un acto diferente, que ha sustituido a los tradicionales fuegos artificiales. "Qué chulo", se escuchaba decir a grupos de jóvenes que juntos habían soltado uno o más farolillos. En cuestión de minutos se dejaron de ver.

Además, hubo algunas anécdotas durante la jornada, entre ellas, los contratiempos de última hora en la elevación de los farolillos, ya que algunos impactaron contra los árboles del paseo de la charca. Sin embargo no hubo que lamentar ningún incidente.