El desfile infantil congrega a centenares de personas en esta edición

El desfile infantil contó ayer con una gran presencia de público. El tiempo acompañó en esta cita carnavalera, en la que los niños fueron los protagonistas. Todos disfrutaron con sus disfraces y con la presencia de los gigantes y cabezudos que encabezaban el recorrido, amenizados por la música de la charanga Semos la leche.

Padres y abuelos también fueron partícipes de este encuentro, y los mismos asistentes se sorprendían de la gran cantidad de personas que formaban parte de este encuentro. Había quienes aseguraban que había sido el más numeroso de los últimos años, algo que coincide con el balance de la propia organización. El desfile se inició en la casa de cultura, en donde los organizadores repartieron chucherías a todos los niños presentes. Transcurrió por el Paseo de Extremadura y la calle Larga Alta, hasta culminar en la plaza del Ayuntamiento. Allí se procedió a celebrar la boda de los bujacos, tras la cual se invitó a ponche y dulce a todos los asistentes.

Durante un largo rato los asistentes disfrutaron de la música en la plaza. Al mismo tiempo, los socios del hogar del pensionista celebraban su particular fiesta. No se disfrazaron para la ocasión pero bailaron al ritmo de la música que se encargada de poner el maestro Caramelo.