Manifiesto por la Igualdad con motivo del 8 de marzo

Acto institucional celebrado hoy en la plaza de España.

El Día Internacional de la Mujer conmemora la lucha de las mujeres por su participación en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

 En España hemos asistido a avances, como ha sido la aprobación de La Ley de Igualdad efectiva entre mujeres y hombres y la ley Integral contra la violencia de Género, que han hecho de España un país avanzado legislando en igualdad, aunque sin embargo la distancia entre el articulado legal y la realidad del día a día es inmensa.

 Las estadísticas a nivel mundial nos muestran que aún no existe ningún país en el mundo donde las mujeres y los hombres tengan total igualdad de oportunidades, igualdad de remuneración o igualdad en acceso a puestos de responsabilidad; que todavía las mujeres ganan menos que los hombres por el mismo trabajo, que acceden en mayor proporción a los trabajos peor remunerados, informales o precarios, así como empleos a tiempo parcial.

 A nivel mundial las mujeres, constituyen únicamente el 21,9% de los parlamentarios; más de un tercio de las mujeres del mundo experimentará violencia de género por parte de su pareja; en promedio, poseen únicamente el 15% de títulos de propiedad. Además las complicaciones en el embarazo y el parto son una de las principales causas de mortalidad entre las niñas de 15 a 19 años en los países en desarrollo.

 Por otra parte, continúa recayendo sobre las mujeres el peso del cuidado y la atención a la familia. El trabajo doméstico sigue siendo la principal fuente de ingresos de las mujeres y de las niñas, y para muchas mujeres es el principal trabajo remunerado a tiempo completo.

 Con la crisis económica las condiciones sociales y laborales han empeorado profundamente. Los últimos datos publicados por la EPA 2014 reflejan lo siguiente:

 ·         Crece la brecha del desempleo entre mujeres y hombres. Y también crece la brecha salarial, (las mujeres ganan 5.745 € menos que los hombres, al año).

·         Desciende el porcentaje de ocupación femenina mientras crece la masculina.

·          Se incrementa la tasa de temporalidad femenina.

·         Crece el empleo a tiempo parcial femenino mientras que se está reduciendo el masculino.

 Por todo ello, las mujeres casareñas queremos manifestar en este 8 de marzo de 2015 nuestro compromiso  con la igualdad que ya formalizamos con en el I Plan de Igualdad aprobado el 5 de marzo, y reivindicamos:

 1º-  Que vuelva a recuperarse el presupuesto destinado a los programas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y a actuaciones para la prevención integral de la violencia de género en los Presupuestos de las Administraciones Públicas.

 2º- Exigimos voluntad política para consensuar con los interlocutores sociales la elaboración y puesta en marcha del necesario Plan Especial para la Igualdad de mujeres y hombres en el ámbito laboral y contra la discriminación salarial.

 3º- Reivindicamos el cumplimiento del compromiso establecido en la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de mujeres y hombres, de la ampliación del permiso de paternidad a cuatro semanas, que es una medida fundamental para avanzar eficazmente en la corresponsabilidad de la conciliación de la vida laboral y familiar ya que esta parada contribuye a perpetuar los roles sexistas y la discriminación de las mujeres en el mercado de trabajo y en la sociedad.

 4º- Demandamos una mayor inversión en las políticas de igualdad porque permiten a las mujeres, mayores y mejores oportunidades de empleo y exigimos la derogación de la reforma laboral aprobada por la Ley 3/2012, de 6 de julio y de la reforma educativa aprobada por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, porque suponen una regresión en los derechos de las mujeres.

 5º-Demandamos que se recupere la financiación de la Ley de la Dependencia así como la creación de infraestructuras públicas para la atención a personas dependientes y menores de 0 a 3 años, tan necesarias para avanzar en el logro de la conciliación y corresponsabilidad entre mujeres y hombres.

6º. Defendemos que se promueva por todos los poderes públicos la presencia y representación equilibrada de las mujeres en todos los ámbitos de toma de decisiones así como en los procesos de negociación colectiva, (para conseguir una integración igualitaria en el ámbito laboral y social).

7º Reivindicamos el respeto a la libertad de decisión sobre nuestros cuerpos, sin ningún tipo de tutelas, ni restricciones ideológicas, religiosas o morales.

Por todo ello, en este 8 de marzo nuevamente reclamamos el derecho de la mujer a la igualdad en todos los ámbitos y al respeto de todos sus derechos.