"Este alcalde ha aprendido lo importante que es caminar con las alforjas ligeras y la cabeza alta"

Florencio Rincón escribe una carta a todos los vecinos antes de dejar la alcaldía

Florencio Rincón. L.C.G.

Los buzones de los hogares casareños rebosan estos días de programas electorales y listas de candidatos para las municipales y autonómicas de este 24 de mayo. Pero hoy, a dos días de que se ponga punto y final a la campaña electoral, los vecinos han recibido también una carta del alcalde Florencio Rincón.

Rincón se despide así de sus vecinos, aunque tras las elecciones seguirá ejerciendo como primer edil en funciones hasta la toma de posesión de su sucesor, el próximo 13 de junio.

De sus años como alcalde asegura que "los últimos han sido duros para todos, sacando fuerzas y dinero para intentar ayudar en el problema diario de muchas economías familiares destrozadas".

Asimismo hace un repaso a través de dos folios de todo lo que se ha hecho. "A pesar de muchos puntapiés, hemos conseguido seguir adecentando nuestro pueblo, urbanizando muchas de nuestras calles, que ya lucen con una iluminación de última tecnología y que supone, además, un importante ahorro", destaca. No se olvida de mencionar el novedoso sistema de depuración de agua, recién instalado.

Y presta atención a todos los servicios que se prestan a los mayores del municipio a través de la ayuda a domicilio, pisos tutelados y centro de día. "Me voy con una pena: no haber podido construir la residencia, un proyecto imposible para un Ayuntamiento cuando el Gobierno regional del Partido Popular no quiere ayudar".

Asimismo Rincón, que ha ejercido como alcalde en las últimas dos legislaturas (unos años antes lo había hecho en funciones), señala en el escrito que deja un Ayuntamiento saneado y sin deudas. Y pese a que reconocen que no han podido acabar con el paro, se ha dado mensualmente trabajo a 140 personas en el Ayuntamiento. Del mismo modo recuerda que el Gobierno el Partido Popular ha invertido en el municipio la cantidad de 40.800 euros en los últimos cuatro años.

También repasa los logros conseguidos en las mejoras de las infraestructuras deportivas, o el mantenimiento del centro Zarapico pese a los recortes en educación.

Sobre el centro de salud deja constancia también por escrito de la desaparición de la sala de fisioterapia, o el servicio de 24 horas que no han conseguido para este centro.

"Son muchas las medallas que ahora otros quieren colgarse en pecheras, y eso no puede ser. Son logros nuestros, del Equipo de Gobierno que ha trabajado conmigo y de cada uno de vosotros, que habéis confiado en nuestra tarea diaria. Eso no nos lo quitará nadie, no valen ahora solapas abrillantadas para que reluzcan falsas condecoraciones", insiste.

Se despide resaltando que "ser alcalde es uno de los cargos públicos que más desvelos da, pero son más las satisfacciones que guardaré en mi recuerdo".

Un adiós definitivo con el que el aún alcalde lanza un mensaje a sus vecinos: "no os afanéis en banalidades y luchad por vuestros derechos; este alcalde ha aprendido lo importante que es caminar con las alforjas ligeras y la cabeza alta".