El Ayuntamiento reúne poco a poco a los vecinos para informar del servicio de recogida puerta a puerta

El nuevo sistema comenzará a funcionar en noviembre, mes en el que desaparecerán todos los contenedores de las calles y urbanizaciones próximas

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Noviembre se prevé como mes definitivo para la implantación del servicio de recogida de residuos puerta a puerta. Así lo está dando a conocer desde el pasado lunes el alcalde, Rafael Pacheco, junto a las trabajadoras del área de Medio Ambiente a los vecinos casareños en una serie de reuniones informativas.

El lunes fue el sector empresarial el que conoció de primera mano la dinámica que deberán seguir una vez desaparezcan los contenedores de la calles. Ayer les tocó el turno a los vecinos del Cajujo y Monte del Casar, y hoy a los vecinos de La Charca. Durante los próximos días se organizarán reuniones para los residentes en el resto de barriadas y calles, que se anunciarán previamente a través de redes sociales y de la aplicación Casar Informa.

En estos encuentros informativos se explica al ciudadano la importancia de reciclar correctamente, la dotación de cubos que recibirán en breve en sus hogares y el calendario de las fracciones que se podrán sacar a la puerta de las casas seis días a la semana (salvo el sábado ya que el domingo no hay recogida de basura).

Por ejemplo, todos los días se recogerán restos higiénicos, y basura orgánica se podrá depositar cuatro días a la semana, mientras que el vidrio el papel y cartón o envases ligeros se sacarán dos días por semana. El horario establecido para sacar los deshechos a la calle será entre las 20.00 y las 23.00 horas.

No obstante, se recuerda que habrá cuatro áreas de emergencia a las que se podrá acceder con una tarjeta identificativa en caso de que en momentos puntuales no se pueda sacar la basura a la puerta de casa.

En el caso de las urbanizaciones de El Monte y El Cajujo será distinto. Se retirarán todos los contenedores al igual que en el resto de la localidad, pero la recogida no será puerta a puerta. Los propietarios de residencias en esas zonas deberán acudir a las áreas de emergencia para depositar la basura. El Ayuntamiento podría, como excepción, crear zonas concretas con perchas para que los vecinos cuelguen los cubos, si se da la circunstancia de que haya varios residentes residiendo en la misma zona y lo soliciten de forma conjunta.

«Sabemos que los dos o tres primeros meses va a costar cambiar de hábitos pero es una fórmula que mantendrá más limpio el pueblo y el campo», aseguró el regidor casareño. En estas reuniones los vecinos plantean dudas, pero también presentan discrepancias con el nuevo sistema de recogida. Casar de Cáceres es uno de los pueblos pioneros en la implantación de esta recogida, con la que se pretende superar el 50% de residuos reciclados el próximo año, según marca la normativa europea.