Borrar
Amado y Paqui junto al gran belén que han diseñado con gran ilusión para esta Navidad. L.C.G.
El belén de Amado Lucas y Paqui Mendo, una tradición que este matrimonio mantiene desde hace 40 años

El belén de Amado Lucas y Paqui Mendo, una tradición que este matrimonio mantiene desde hace 40 años

En esta edición del concurso de belenes local han recibido el primer premio

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 23 de diciembre 2023, 20:50

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Amado Lucas y Paqui Mendo llevan más de 40 años haciendo el belén en su casa. Es la gran afición de este matrimonio casareño que, año tras año, no duda en habilitar buena parte de su salón para dar cabida a un gran belén, que se convierte en el principal protagonista de su hogar durante los meses de diciembre y enero.

El jurado del concurso de belenes, organizado por la Universidad Popular Helénides de Salamina, otorgó ayer el primer premio a este belén. En ediciones pasadas también ha logrado estar entre los premiados. «Lo hacemos porque nos gusta, siempre le digo a Amado que no se presente para que otras personas tengan oportunidad de recibir premios», cuenta Paqui. Pero Amado lo hace para continuar con la tradición, que los vecinos sepan que sigue con ella y para animar a otras personas a que lo hagan.

Su ilusión les lleva a abrir la puerta de su casa cada Navidad a todo el que quiera ver de cerca este gran escenario, que ocupa unos diez metros cuadrados, al que han dedicado incalculables horas desde finales de noviembre.

Al principio las figuras con las que contaban eran de plástico. «San José donde menos estaba era en el portal porque nuestros hijos cogían las figuras y jugaban con ellas», recuerda Paqui. En estas cuatro décadas el belén ha ido ganando espacio en su casa (últimamente también en altura), en el que consiguen recrear los ambientes de antaño, prestando especial cuidado a cada detalle. «Hay figuras de escayola pero la mayoría son de marmolina, las hemos pintado todas, nunca las hemos contado pero debe haber más de doscientas», cuentan.

Amado y Paqui han dedicado largos ratos haciendo objetos y utensilios para ambientar la zona de la matanza, el mercado, el huerto o la alfarería. No faltan fuentes, así como un gran río y una cascada con agua en movimiento. «La pandemia fue horrorosa y dedicamos mucho tiempo a hacer todas las casas a mano, tengo algunas que no he podido poner por falta de espacio, nuestro salón ya no da para más», apunta Paqui.

Imagen principal - El belén de Amado Lucas y Paqui Mendo, una tradición que este matrimonio mantiene desde hace 40 años

Este año los Reyes no están sobre los camellos, se presentan adorando al Niño Jesús en el Nacimiento. La vida en el pueblo está recreada por los distintos personajes, animales y oficios. Las mulas con el trillo, la mesa de la matanza con el endoque y la artesa llena de chorizos, el caldero con las migas, un palomar, un hombre matando a un cordero, el alfarero trabajando, las lavanderas en el río, hombres pescando, las gallinas en las jaulas, así como una gran cueva en la que trabajan el herrero, el carpintero y el zapatero. Se añaden a este trabajo un ostentoso castillo de Herodes, la Anunciación con el ángel, casas con luz en su interior, un gran molino moviendo sus aspas o el típico chozo del pastor. Hay que detenerse en cada ambiente para apreciar cada mínimo detalle, las sillas de enea y pequeñas garrafas que Amado ha hecho en miniatura. También las chumberas que se reparten por distintas zonas del belén, ideadas con pipas de calabaza, y la distinta vegetación completan un escenario en el que prima el color verde. Nunca se olvidan de colocar el caganés, una de las primeras figuras que este matrimonio compró.

Imagen principal - El belén de Amado Lucas y Paqui Mendo, una tradición que este matrimonio mantiene desde hace 40 años
Imagen secundaria 1 - El belén de Amado Lucas y Paqui Mendo, una tradición que este matrimonio mantiene desde hace 40 años

«El valor es incalculable, no sólo por las figuras de los personajes y animales compradas, sino por todo el tiempo que hemos dedicado a elaborar cada detalle y en las veces que lo hemos montado y desmontado», explican. La pasión por esta tradición es mutua, y se la han traspasado a su nieto, quien vive junto a ellos cada año la puesta a punto de este gran belén.

«Para nosotros es una gran ilusión hacerlo, lo mantenemos instalado hasta finales de enero para disfrutarlo más tiempo», aseguran. Tienen claro que, mientras puedan, lo seguirán haciendo porque el belén ya forma parte de sus vidas cada Navidad.

Otros premiados

En esta edición también resultaron premiados los belenes realizados por Antonio González (segundo) y Alfonso Aguilar (tercero). En la categoría infantil el ganador fue el belén presentado por Iván Cordobés.

Según la gerente de la Univesidad Popular, Isabel Cáceres, se ha tenido en cuenta la composición y distribución de los ambientes, las piezas pintadas a mano, así como la dedicación y el entusiasmo de los participantes. El Ayuntamiento seguirá impulsando este concurso para seguir manteniendo viva la tradición.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios