Borrar
El diácono Carlos Moro ha bendecido esta mañana las piezas de pan en casa de los mayordomos. L.C.G.
Las bollas de anís llenan de ilusión a mayores y niños

Las bollas de anís llenan de ilusión a mayores y niños

La Cofradía de Ánimas Benditas mantiene intacta una tradición que quieren que siga pasando de una generación a otra

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 3 de mayo 2024, 22:25

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Cofradía de Ánimas Benditas ha repartido hoy un millar de bollas de anís a los niños y mayores de la localidad. También han sido obsequiados los adolescentes y de las personas dependientes.

Esta tradición, ya centenaria, ha vuelto a llenar de ilusión a quienes reciben esta pieza de pan redonda y con un intenso sabor a anís. Los más longevos la recuerdan desde su infancia, y por eso muestran su satisfacción cada año al recibirla de manos de los integrantes de la cofradía de Ánimas.

A las 9.30 horas, el diácono de la parroquia, Carlos Moro, ha bendecido todas las bollas en casa de los mayordomos, Ventura Jesús Dionisio y María del Prado Rocha. También las medallas que la cofradía ha adquirido, y que han estrenado aprovechando este acto. «Las medallas formarán parte de la cofradía e irán pasando año a año a los integrantes que vayan entrando», ha indicado el mayordomo.

Tras la bendición ha sido el turno del reparto. Acompañados de familiares, diputados y mayordomos, han acudido a los centros educativos de la localidad para explicar a los niños el significado de este día. Como en ediciones anteriores, les han recordado mediante un pergamino que hace décadas la bolla paliaba necesidades de hambre. Ahora simboliza el arraigo de una tradición que desde esta Cofradía luchan por mantenerla.

Imagen principal - Las bollas de anís llenan de ilusión a mayores y niños
Imagen secundaria 1 - Las bollas de anís llenan de ilusión a mayores y niños

Quienes tienen intolerancia al gluten también han tenido el pan bendecido, ya que se han reservado más de una veintena de piezas de pan para ellos. «Ha sido una mañana muy bonito, sobre todo porque ves las caras de ilusión de niños y mayores cuando la reciben», ha precisado Kiko Kanea, un casareño aficionado a la fotografía y los vídeos que hoy ha estado presente en este reparto.

Algunos mayores y personas dependientes han abierto hoy las puertas de sus casas y se han encontrado por sorpresa con la bolla. No la esperaban. Pero es que un viernes a últimos de abril o a primeros de mayo, según el calendario, la cofradía de Ánimas cumple con este cometido con el que despiertan los recuerdos de los más longevos, a la vez que inculcan costumbres a la población infantil.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios