Casar de Cáceres corre para llevar agua potable a los colegios de Níger

Niños de Infantil del León Leal han realizado hoy la carrera en el patio del centro. /L.C.G.
Niños de Infantil del León Leal han realizado hoy la carrera en el patio del centro. / L.C.G.

Se han repartido 750 dorsales entre los centros educativos y el centro de día para participar en la campaña de Unicef 'Cada huella da vida'

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Por cuarto año consecutivo los centros educativos casareños se han unido para participar en la campaña de Unicef para llevar agua potable a medio centenar de colegios de Níger. En esta edición se han logrado repartir un total de 750 dorsales, entre alumnado, profesorado, familiares y personas mayores del centro de día.

La carrera solidaria de la campaña 'Cada huella da vida' que promueve Unicef se ha celebrado esta mañana, con amenaza de lluvia, en el circuito de La Charca. En ese punto de encuentro se han reunido numerosos niños y jóvenes, junto a sus maestros, que han hecho un paréntesis en su agenda escolar para afrontar un recorrido de un kilómetro.

Este año se ha contado con menos presencia de usuarios del centro de día, aunque algunos han desafiado al mal tiempo y han realizado con ilusión esta prueba. Los niños del centro infantil Zarapico han acudido acompañados por sus padres y abuelos, con quienes han participado en este encuentro solidario. También han formado parte de esta convocatoria los niños de Primaria del colegio León Leal Ramos. Sus compañeros de Infantil han realizado varias carreras en el patio del colegio esta mañana, a las que han podido asistir también sus familiares.

Niños de Zarapico con sus familias, del IESO y del centro de día han participado en la carrera en La Charca. L.C.G.

La prueba ha concluido con la participación de los profesores y alumnos del IESO Vía de la Plata, quienes se han encargado de organizar la prueba junto a la concejalía de Deportes del Ayuntamiento. «Este año los responsables del reparto de dorsales y de leer el manifiesto de este encuentro ha correspondido a los alumnos del segundo curso de Secundaria», han aclarado desde el centro.

Cada participante había aportado, días atrás, un euro por su dorsal, y un euro más por cada vuelta realizada. El recuento aún no se ha realizado, pero todo el dinero recaudado será destinado a una cuenta bancaria que Unicef tiene asignada para este proyecto.

Además de contribuir con una buena causa, los participantes han aprovechado esta oportunidad para promover el hábito de la actividad física.