Casar de Cáceres dará hoy su último adiós al joven Miguel Ángel Villa Vaquero

Miguel Ángel Villa ha participado en varios retos deportivos pese a su enfermedad. /L.C.G.
Miguel Ángel Villa ha participado en varios retos deportivos pese a su enfermedad. / L.C.G.

El casareño, que padecía fibrosis, era integrante de varios colectivos locales

LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Luchador incansable. Deportista tenaz. Padre de familia, marido, hijo y hermano. Amigo y compañero. Hoy, Casar de Cáceres dará su último adiós al joven Miguel Ángel Villa Vaquero, que falleció ayer a los 38 años de edad.

El casareño, que padecía fibrosis quística, estaba vinculado a varios colectivos locales en los últimos años. Desde el pasado mes de diciembre era diputado de la Cofradía de Ánimas Benditas, un cargo que aceptó de forma voluntaria junto a su mujer y otros cuatro matrimonios casareños. En enero salió a la calle para realizar el Rezo de Reyes, una tradición con siglos de historia de la que él formó parte por primera vez. «Esta cofradía terminará cumpliendo con nuestra labor y echando en falta a un gran luchador, amigo y compañero», han manifestado desde esta cofradía.

Desde ayer, distintas hermandades y cofradías han querido hacer públicas sus condolencias a través de las redes sociales nada más conocer el fatal desenlace.

El mundo del deporte también llora su pérdida. Miguel Ángel dedicaba su día a día a distintas actividades deportivas. Formaba parte del voluntariado de la concejalía de Deportes, desde donde lo definen como «voluntario deportivo pasional y de vocación». Durante esta temporada era ayudante de entrenador del equipo de fútbol sala de la AD Casar. Además, hace tres años se unió al proyecto de la Escuela Deportiva Casareña, y en esta última temporada dirigía los entrenamientos del equipo benjamín de fútbol sala.

El año pasado colaboró con la Asociación Aproafes como monitor en el campamento de verano, un proyecto que tenía en mente para estos meses. También era integrante del Club Maratón Casar. »Siempre te recordaremos como ejemplo de superación, nunca tiraste la toalla, y has luchado como lo que eres, un verdadero campeón», expresan sus compañeros a través de la red social.

Sus retos personales siempre han tenido cabida en las páginas de Hoy Casar de Cáceres. Entre ellos, su hazaña por haber realizado en 2017 los 100 kilómetros caminando a favor de la fibrosis quística en tan sólo 24 horas, dos años después de haber sido trasplantado de ambos pulmones. Se trataba de la iniciativa anual organizada por la Asociación de bomberos solidarios de Cáceres para recaudar fondos para la Asociación Extremeña de Fibrosis quística.

Antes de afrontar una nueva edición de esta marcha, en abril del pasado año Miguel Ángel narraba en éstas páginas cómo «el deporte era la salvación de los pacientes con fibrosis». Según decía, «practicando deporte diariamente se consigue calidad de vida». Y con su ejemplo lo inculcaba a otros pacientes que se encontraban en su misma situación, con los que ha compartido vivencias a través de la Asociación Extremeña de Fibrosis Quística a la que él pertenecía.

Durante cuatro años fue el único paciente afectado por esta enfermedad que participó en estas marchas, que suponían para él un gran esfuerzo, pero a la vez un reto de superación. En ninguna ocasión se rindió, y logró con éxito llegar a la meta en todas las ocasiones, siempre arropado por sus familiares, amigos y compañeros.

Miguel Ángel se marcha para siempre haciendo una labor solidaria por la misma causa por la que ha luchado toda su vida. Desde ayer, numerosas familias casareñas están aportando donativos que serán entregados a la colectivo regional representante de esta enfermedad. «Cuantas más ayudas haya en la asociación, más veces nos visitan el fisioterapeuta o el entrenador, que nos dan técnicas nuevas para realizar», manifestó Miguel Ángel en su última entrevista a este diario. (Miguel Ángel Villa afronta un nuevo reto por la fibrosis: https://casardecaceres.hoy.es/noticias/201804/27/miguel-angel-villa-afronta-20180427191349.html)

Sus seres queridos y su pueblo, el mismo que le vio crecer en la calle Sanguino, ir al colegio en las escuelas de la Plaza de Toros o del Ejido, o disfrutar de su familia y de su hogar en El Monte, le darán hoy su último adiós.

El entierro tendrá lugar a las 19.30 horas en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción.