La imagen de San José, una de las que ha sufrido daños. / cedida

Causan numerosos desperfectos en la decoración e iluminación navideña de varias zonas del municipio

En los últimos días los daños se han multiplicado y las protestas se dan a conocer a través de redes sociales

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Los casareños están en jaque tras los últimos actos vandálicos que se han producido en el municipio. Colectivos, vecinos y empresas se quejan de los destrozos que han ocasionado a la decoración e iluminación navideña.

Concretamente, el árbol de la plaza de España ha sufrido daños, y una parte se ha quedado sin iluminación. Hace unos días también se dañaron algunas figuras del Misterio que luce en la plaza de Sancho IV. «Han desconectado luces que hemos tenido que ir a reparar y han dañado las figuras de la mula y San José», explican trabajadores de la empresa a la que el Ayuntamiento le ha contratado la iluminación. La estrella roja que decora la plazoleta junto a Don Ángel también fue desconectada, y los mismos trabajadores tuvieron que ir a repararla. «Todas las reparaciones cuestan dinero, es algo que tienen que pagar los vecinos, incluso quienes causan el daño», dicen.

Hoy a través de las redes sociales la responsable de la floristería Esther ha lamentado los daños ocasionados en la decoración que durante estos días tiene en la puerta de su establecimiento. Le han llegado a robar incluso algún elemento decorativo.

A varios vecinos de la barriada de las Eras les sustrajeron hace algunos días elementos decorativos de la Navidad, entre ellos, dos árboles y una bota de papá Noel.

Los integrantes de la Generación de 1961 también han mostrado su descontento con quienes han arremetido con el árbol que el Ayuntamiento les otorgó hace unos años, y que el grupo se encarga de decorar en estas fechas.

«Es el único que está decorado, llevamos años poniendo detalles, regalos y luces que nos han estropeado, no ha dolido porque nadie debería causar esos daños», explican.

Todos piden respeto, así como la colaboración ciudadana para dar pistas y descubrir quiénes son los autores de los daños ocasionados.