Alumnos de la Escuela Profesional con representantes del Ayuntamiento. / CEDIDA

El Chozo de La Retoña estará iluminado y será un lugar de descanso para peregrinos

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Alumnos y monitores de la Escuela Profesional de energías renovables han instalado varias placas fotovoltáicas y de energía eólica en el Chozo de La Retoña, que ya cuenta con electricidad.

La zona cuenta con varias farolas autónomas con energía solar, arboleda y papeleras, con el fin de crear un espacio de descanso para los peregrinos o cualquier persona que transite por el Camino de la Vía de la Plata.

«Supone además el comienzo de una ruta experiencial que llevará hasta Casa Pinotes para enseñar el mundo de las cañadas y la trashumancia», ha precisado el alcalde, Rafael Pacheco.