El comercio local vuelve a salir a la calle un domingo

Trece establecimientos trasladaron sus negocios al pabellón polideportivo. /L.C.G.
Trece establecimientos trasladaron sus negocios al pabellón polideportivo. / L.C.G.

La iniciativa se puso en marcha hace tres años para fomentar las ventas previas a las fechas navideñas

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

El maratón de horas semanales sirvió para hacer algo más de caja a los empresarios locales que, ayer, pese a ser domingo decidieron participar en la III Feria Familiar Navideña. Una iniciativa que hace tres años puso en marcha el Ayuntamiento con el fin de dinamizar el comercio local en las vísperas de las navidades, y a la que cada año se suman distintos establecimientos.

La mayoría continúan participando porque, según dicen, «siempre se vende». Este año, como novedad, los empresarios habían solicitado un adelanto de fecha. Por eso se celebró justo en el arranque de diciembre, aunque a la hora de hacer balance algunos empresarios dudaban sobre si hacerlo con tanta antelación a las fiestas navideñas era lo más idóneo. Aún así dedicaron más de ocho horas de trabajo continuadas en el pabellón polideportivo, lugar donde las puertas se abrieron al público a las 12.00 horas, y se cerraron sobre las 20.00 horas.

Durante la jornada el trasiego de visitantes y clientes no faltó, pero la valoración general es que «este año ha habido menos gente que en los anteriores». Menos gente, y menos ventas. Aunque todos hicieron caja con la venta de productos o publicidad de sus servicios. Este año han participado nuevas empresas, entre ellas, Viajes y Eventos Cáceres, que ofrecía multitud de viajes y circuitos, así como el sorteo y venta de maletas. «Es la primera vez que vengo y me ha gustado la iniciativa porque es una forma de promocionarse y que la gente sepa que estás ahí», señaló.

Como ella, el herrero Marcos Cruz expuso todos los artículos de material ganadero que realiza en su taller. «La gente se piensa que sólo hago cerrajería pero principalmente me dedico a esto», aclaró. La empresa de fontanería y calefacción de Emiliano Iglesias también se sumó a esta jornada por primera vez, y aseguró que «es bueno que la gente te vea y sepa lo que vendes».

Los que este año repetían experiencia fueron las tiendas de complementos y ropa Rivendel, de ropa infantil Pekitas, la estación de servicios La Casareña, la empresa de electricidad Elecpanor, la empresa de venta de miel de Julio Carrero, las mermeladas artesanas de Conservex, la Quesería Doña Francisca, la carnicería Agustín, el centro de Estética Maribel y el comercio Típico del Casar de Rafael Borrella. Algunos expresaron que pese a contar con menor presencia de público se salvó la jornada.

Según el Ayuntamiento, el objetivo volvió a cumplirse, ya que la finalidad era promocionar el comercio local, y que los casareños sigan apostando por realizar sus productos y servicios en los establecimientos locales. «De cara al próximo año pensaremos en poner algún reclamo más en horas concretas para conseguir que venga más gente», aclaró el alcalde, Rafael Pacheco. Ayer se ofrecían talleres de reciclaje para los niños que acudieron con sus padres al evento, y algunos empresarios echaron en falta otras actividades adicionales. La jornada concluyó con el sorteo de regalos ofrecido por los establecimientos participantes, entre todas las personas que habían adquirido compras de, al menos, cinco euros.

 

Fotos

Vídeos