Compañerismo y algunos nervios en la segunda jornada de vacunas en el León Leal Ramos

Hoy se han puesto la primera dosis un total de 115 niños de 5 a 8 años

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Los 115 niños de entre 5 y 8 años que hoy se han puesto la primera dosis de la vacuna han demostrado, además de ser valientes, un gran compañerismo. El salón de actos se ha convertido en un pequeño centro de salud, al que se ha trasladado el equipo sanitario a las nueve y media de la mañana.

Durante aproximadamente cuatro horas, los escolares han ido saliendo de sus aulas para acudir a la sala indicada. Por orden de lista han guardado fila. Al mismo tiempo se iba llamando al familiar para que accediera al interior, sólo para que estuviera presente en el momento de la inyección. En muchos casos los padres han optado por no ir, pero otros muchos lo han preferido porque consideraban que sus hijos estarían más tranquilos con su presencia.

La anécdota de la jornada se ha producido con un grupo de niños de seis años, que no han dudado en dotar de alegría a una jornada de nervios previos. Se han animado unos a otros en el momento de la vacunación, vitoreando los nombres de cada compañero para que el breve momento del pinchazo fuera más llevadero.

Del total de alumnos llamados hoy a vacunar, sólo dos no se la han puesto por no contar con el consentimiento de sus padres. Por otro lado, aunque sí querían vacunarse, hoy se han quedado sin hacerlo los niños que se encuentran positivos, y que deberán esperar al menos cuatro semanas para la inoculación de la primera dosis. «Se nos ha comunicado un caso de una alumna positiva, y el protocolo nos indica que su clase sí podía vacunarse, pero no los alumnos con los que se sentó al lado en el comedor», ha indicado la directora, Teresa Sánchez Mendoza.

Desde el centro educativo también han comunicado normas para que las familias conozcan, entre ellas, que si existe un caso positivo, el alumnado de infantil y primaria no necesitará guardar cuarentena. Sin embargo, no se permitirá la entrada a las aulas de los niños que sean contacto estrecho de familiares positivos.

«Si en una clase se superan más de cuatro casos positivos o más del 20% de la clase afectada, el centro educativo avisará a la Unidad EduCovid para transmitir dicha información al área de salud y estudiar las medidas a adoptar», aclaran.