Se ha realizado el recrecido del aliviadero, y contruido ya la primera casaeta. / CEDIDA

Se construirán dos nuevas casetas en el pantano para separar el servicio municipal y el de Confederación

En los últimos días se ha sustituido también la barandilla de la pasarela de la presa

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Las obras de mejora en el Pantano Nuevo comenzaron hace unas semanas. Están financiadas por la Confederación Hidrográfica del Tajo y la inversión superará el millón de euros.

La caseta actual será demolida tras la construcción de las dos nuevas, una para el servicio del Ayuntamiento y otra propia para Confederación. Por el momento se ha edificado una de ellas, en la que se ubicarán las bombas y motores de agua de la localidad, así como los cuadros eléctricos. A ella tendrá únicamente acceso la empresa que gestiona el agua en el municipio. Así lo han dado a conocer responsables de la UTE Presa Casar que trabaja en este lugar.

La segunda, que se levantará en breve, será exclusivamente para las necesidades de Confederación. En ella se instalará el Sistema de Información Hidrológica, entre otros aparatos.

Otro de los cambios que se han llevado a cabo en los últimos días ha sido el del vallado de la pasarela de la presa. Se ha retirado la antigua barandilla, que se encontraba corroída y en mal estado, y se ha sustituido por una nueva, también de hierro, pero con un mejor tratamiento para esta zona. Además se ha reformado la galería interna y se colocarán aforadores para controlar las filtraciones de la presa.

Igualmente se ha llevado a cabo el recrecido del aliviadero de la presa.