Varios casareños han depositado ya tapones en este gran corazón. / l.C.G

El corazón para la recogida de tapones, donado por empresarios casareños

Los cuatro trabajadores de la Cerrajería Marcos Cruz han elaborado esta estructura que ya está instalada en el Ejido de Abajo

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Un gran corazón decora desde hoy el Ejido de Abajo, justo antes de llegar al colegio León Leal, en sentido hacia la estación de autobuses. Este nuevo mobiliario público, en el que se depositarán exclusivamente tapones de plástico, ha sido donado por la empresa local Cerrajería Marcos Cruz.

Él y los tres trabajadores de este negocio han dado forma a este corazón, de medidas 130 x 130 x 30 centímetros. La idea de crearlo surgió de Gema, la mujer de Marcos, que durante estos meses ha viajado por numerosos pueblos con el reparto de mercancía. «En muchos pueblos veía este tipo de corazones, incluso en algunos muy pequeños de la zona de Las Hurdes, y pensamos que podríamos hacer uno para nuestro pueblo», ha indicado Gema Díaz.

Le comunicaron la iniciativa al Ayuntamiento, quien no ha dudado en buscar un lugar transitable a la vista de todos. Así que se pusieron manos a la obra en la empresa para fabricar este corazón. Hasta ahora los puntos de recogida habituales eran la casa de cultura o el centro infantil Zarapico.

«Con esta acción se cumplen varios objetivos: fomentar el reciclaje y la concienciación con el cuidado del medio ambiente así como contribuir a mantener la solidaridad con la entrega de tapones de plástico y la recogida selectiva de residuos», han explicado desde el Consistorio.

Hoy ya se han depositado un buen número de tapones en este recién estrenado mobiliario que habrá que cuidar y respetar, y que siempre tendrá un fin solidario.