En su segunda visita a la localidad, el piloto incluyó su coche para sorprender al público. / L.C.G.

Acrobacias y espectáculo en Casar de Cáceres a cargo del piloto portugués Paulo Martinho

Alredeodr de 150 aficionados a las motos participaron ayer en la II Concentración de la Peña motera casareña

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Centenares de personas presenciaron ayer el espectáculo que el piloto Paulo Martinho repitió en Casar de Cáceres. No era la primera vez que el portugués dejaba boquiabierto al público, y durante más de una hora regaló numerosas acrobacias con diferentes vehículos.

Hace dos años el piloto participó en la primera concentración de la Peña Motera Casareña, y en este segundo encuentro, además de las motos y el quad, hizo uso de un coche. El olor a goma quemada sobre el asfalto del Paseo de Extremadura fue el protagonista de la tarde. Martinho se implicó con el público, y maniobró de todas las formas habidas y por haber. Tan pronto enfurecía los motores y asustaba con la velocidad, como se exhibía a pie en la moto, a dos ruedas con su quad, o conducía sentado sobre el manillar de su moto.

El público, entre los que se encontraban numerosos niños de distintas edades, pareció disfrutar del evento, aunque hubo quienes se tapaban oídos o se asustaban por momentos.

El piloto demostró superioridad con el manejo de los vehículos. Encandiló con sus equilibrios a una y dos ruedas, con sus picadas y caballitos, con sus giros reiterados y derrapes, o con su destreza para hacer fuego. Y todo sucedió a escasa distancia de un público que arriesgó para estar en primera fila y no perder detalle de lo que allí sucedió. En el encuentro no hubo que lamentar ningún incidente.

Tampoco durante el resto de la jornada, en la que alrededor de 150 aficionados a las motos se dieron cita para disfrutar de esta concentración. Tras un desayuno en el municipio partieron hacia Monroy, lugar en el que compartieron un aperitivo. Al regreso disfrutaron de una degustación de quesos en Quesería Doña Francisca, y el encuentro de hermanamiento prosiguió, tras la exhibición, con buen ambiente y música en la sala Ultrella.

Participantes callejearon por el pueblo con sus motos. l.c.g.

El presidente de la peña motera, Lorenzo Gómez, expresó su agradecimiento a todos los participantes, así como a las empresas que han colaborado para que el evento fuera posible. También destacó el esfuerzo y dedicación para la organización del mismo.