El joven casareño asegura que se siente miedo. CEDIDA

«Lo que más se echa de menos en estos momentos es un abrazo o un beso de tu gente»

José Luis Barrantes lucha desde hace 19 días contra la enfermedad Covid-19, aislado en su habitación, y a punto de cumplir 26 años

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

José Luis Barrantes es uno de los casareños afectados por coronavirus. A punto de cumplir 26 años, este joven que trabaja como auxiliar en la residencia de mayores La Hacienda de Cáceres cuenta cómo afronta esta enfermedad y sus casi tres semanas aislado en su habitación.

-¿Cómo supo que estaba contagiado, tenía algún síntoma?

Me di cuenta la mañana del 20 de abril después de pasar mala noche, con escalofríos y dolores musculares y articulares. Me tomé la temperatura y tenía 38,5 de fiebre, en ese momento me puse en contacto con la empresa y mi médico. Me dieron la baja y me aislaron en ese mismo momento. A los tres días me hicieron la prueba y supimos que era positivo.

-¿Qué se le pasó por la cabeza en ese momento, cuando le confirman que es positivo?

Se me vinieron muchas cosas a la cabeza, pero lo peor fue el miedo. Miedo a todo, a contagiárselo a mi familia, a mi estado de salud... a todo en general.

-¿Temía el contagio al estar en primera línea y trabajando en una residencia de mayores?

Todos los días iba con miedo a trabajar, no sabías en qué momento podrías llegar a contagiarte y lo peor de todo, que lo llevaras a tu casa. No tiene por qué pasarte pero las posibilidades son muchas.

-¿Cómo vive el día a día? ¿Cuánto tiempo lleva aislado?

Mi día a día es muy difícil, ya que estás metido en una habitación, en la que no puedes hacer nada. Separado de todos y donde te sientes solo, los días se hacen muy largos. Llevo 18 días aislado, justo ayer recibí los resultados de mi última prueba y sigo en fase positiva. La próxima me la realizan el próximo jueves, eso quiere decir que me espera otra semana más aislado.

- ¿Cuál es la peor parte de esta experiencia con la enfermedad?

Lo peor es que no sabes si mañana te levantaras igual, mejor o peor, si en algún momento la infección irá a más y la situación empeora. Da igual si eres joven, ya que no sabemos cómo actúa el virus y si la carga viral que has cogido es mucha o poca y es uno de los factores más importantes.

José Luis es auxiliar en una residencia de mayores. CEDIDA

-¿Qué es lo que más ha echado de menos en todos estos días?

Echo de menos todo, mi día a día es muy intenso ya que no me gusta estar parado y lo estoy llevando mal, pero lo que más se echa de menos en estos momentos es un abrazo, un beso o cualquier muestra de cariño de tu familia, pareja y amigos. Tengo 25 años y en siete días cumpliré mis 26 y creo que soplaré las velas en esta habitación, pero lo más importante ahora es mi salud, para celebraciones tendré mucho tiempo.

-Desgraciadamente no ha sido el único de la familia que se ha visto afectado por la enfermedad, también su abuelo, ¿habéis hablado de esto?

Pues sí, soy el segundo de la familia ya que mi abuelo también ha pasado por esto, aún no he podido hablar con él, ya que las pocas videollamadas que tenemos deben aprovecharlas sus hijos. Yo lo he visto en vídeo y lo veo bien dentro de lo que cabe y eso me anima. Él gracias a Dios ya lo ha pasado y ahora está recuperándose en una residencia de mayores.

-El lunes comienza la fase 1 de la desescalada y poco a poco volvemos a la normalidad, ¿qué consejos daría a sus paisanos?

Yo desde la propia enfermedad me gustaría pedir a todos que actúen con responsabilidad ya que todos estamos propensos a esta enfermedad y nadie puede librarse de caer en ella. Y os aseguro que no está siendo la mejor experiencia de mi vida.

-¿Tiene ganas de volver al trabajo?

Estoy deseando volver a mi trabajo, mis compañeros y residentes me necesitan ya que están pasando momentos muy duros. He comparado esto con uno de mis mayores hobbie que es torear. Y cuando el torero sufre una baja por una cogida en lo primero que piensa es en recuperarse para volver a torear, pues aquí igual deseo recuperarme para volver a trabajar.