Sigue sin ser necesaria la construcción de nichos en el camposanto casareño. / L.C.G.

Hay un 50% más de enterramientos con respecto al mismo periodo de 2019

Estos días se realizan los preparativos para la Festividad de Todos los Santos

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La localidad está sufriendo un año trágico en cuanto al número de defunciones. Hasta el pasado 21 de octubre, se contabilizan un total de 75 enterramientos, mientras que en el mismo periodo del año anterior se registraron 50. Es un 50% más.

«Son las cifras de enterramientos, no de las defunciones, ya que hay casos de gente de aquí que residía fuera pero sus restos se han traído al cementerio, y también se produce lo contrario, personas que vivían en el pueblo pero se han enterrado en otros lugares», explica Jesús Rey, encargado de la gestión del cementerio.

A día de hoy sigue sin ser necesaria una ampliación en el camposanto. Se disponen de 30 nichos en la calle San Bartolomé, así como de 10 columbarios en la plaza de La Encarnación. «Cuando se construyeron tantos hace unos años la gente compró en la calle de la Virgen del Prado, muchos están sin usar pero ya están adquiridos», detalla. Por eso las obras podrán esperar a años venideros. El precio de los nichos es de 600 euros más los impuestos correspondientes. Los columbarios tienen un valor de 170 euros más IVA. La cuota anual de mantenimiento sigue sin variación (10 euros por nicho).

En la víspera de Todos los Santos los casareños adecentan las tumbas de sus seres queridos. El cementerio se llena de flores, y la presencia de personas es mucho mayor. Este año habrá algunos cambios. Las celebraciones religiosas que cada año tenían lugar en la capilla del cementerio se oficiarán en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción. «Todos los actos se están trasladando en estos meses a la parroquia, hay mayor aforo y es por la seguridad de todos los fieles», ha precisado el sacerdote Luis Vidal Arias.

El aforo en el cementerio se limita a 25 personas. Para acudir a este lugar también es imprescindible el uso de la mascarilla.

Esta semana la Cofradía de Ánimas también ha cumplido con una de sus obligaciones durante su mandato. Le corresponde la limpieza de la ermita del cementerio y la pintura de la fachada principal. Este año, pese a no haber misas, se contará también con decoración floral junto al altar, en cuyo retablo recién estrenado está presente la Virgen del Consuelo.