Premiados en el acto de anoche en una foto de familia. / L.C.G.

Casar celebra una noche de premios, los del Privilegio Sancho IV de los dos últimos años

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Casar de Cáceres entregó ayer los Premios Privilegio Sancho IV a colectivos y casareños que durante los dos últimos años han destacado en su defensa, promoción o fomento de la imagen del municipio.

El pasado año la pandemia impidió organizar este acto de entrega, pero sí se anunciaron quienes eran los premiados. El equipo sanitario del centro de salud y el de voluntariado de Protección Civil fueron los galardonados del año 2020.

Ayer los primeros en recoger el premio fueron varios representantes del centro de salud. La responsable, Guadalupe Nieto, fue la encargada de agradecer este premio. «Para nosotros es un verdadero orgullo el reconocimiento de este pueblo», manifestó. Recordó a todas las personas víctimas de la covid, a quienes luchan para combatirla y a quienes padecen secuelas. En su discurso Nieto resaltó que aún no ha desaparecido la situación de pandemia, pero insistió en la necesidad de poner al día el grado de control de otras patologías.

El público se puso en pie como agradecimiento a la labor del equipo sanitario. Tras ellos subieron al escenario varios voluntarios de Protección Civil, quienes han participado en numerosos eventos aportando seguridad, también durante la pandemia estuvieron al frente de varios cometidos en la localidad.

Los premiados del año 2021 fueron, en la categoría social, la cooperativa Cooprado, quien el pasado año cumplió 50 años de existencia. Tras recoger el premio, el presidente Ángel Juan Pacheco, manifestó que «en una empresa de economía social estamos obligados a repartir a la sociedad lo que nos da».

En la modalidad cultural y artística fue premiada La Nave del Duende, que ya lleva 15 años promocionando la cultura en la localidad. En este tiempo se han recibido a más de 600 compañías y se han llevado a cabo unas 900 representaciones de teatro, danza y circo. Su director, David Pérez, animó a los vecinos de Casar de Cáceres a que aprovechen este espacio. «Hay gente que aún no le ha despertado la curiosidad y le invitamos a que vayan a La Nave del duende», dijo.

En la modalidad deportiva el casareño Ángel Rey Macías recibió la distinción que reconoce su mérito por conseguir llegar a la máxima categoría del arbitraje del ámbito nacional en kárate. «El Ayuntamiento siempre ha fomentado la práctica de este deporte», apuntó agradecido.

El casareño Paco Galán, como integrante del colectivo Amigos del Pueblo saharaui también recibió el premio en la modalidad de solidaridad. Ante el público asistente recordó sus inicios como defensor del pueblo saharaui. Fue en 2006 cuando acogió por primera vez a un menor, y a partir de entonces visitó los campamentos para conocer la situación. Desde entonces no ha cesado en organizar campañas de recogida de alimentos, medicinas y ropa. También con la acogida de niños en verano.

Anoche también se entregaron los premios del concurso 'Cocina en miniatura'. El primer permio fue para Maxi Gómez por su receta de chanfaina al pimentón de la Vera. La segunda galardonada fue Juana Gómez, con su tapas de frite y el tercer premio fue para Paqui Gozalo. Las tres son integrantes del colectivo de Amas de casa.

Una mención especial se llevó el plato de raviolis de marisco elaborado por Juan José Molano. En la categoría de profesionales, la tapa de La Távola fue la ganadora.

El acto contó con la participación de siete músicos de la banda de música, que supieron embellecer cada momento de entrega de galardones.