Los escolares se manifiestan contra el cambio climático con mucho ruido y mensajes de concienciación

Los alumnos y maestros se hicieron notar ayer, a mediodía, en varias calles. /L.C.G.
Los alumnos y maestros se hicieron notar ayer, a mediodía, en varias calles. / L.C.G.

El colegio León Leal Ramos salió a la calle con un mensaje claro: 'Ni un grado más, ni una especie menos'

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Los alumnos de Primaria del colegio público León Leal Ramos, acompañados de sus maestros, protagonizaron ayer una manifestación contra el cambio climático. De esta forma el centro educativo se suma a la huelga mundial por el clima.

A las doce y media los alumnos salieron a la calle, ataviados con camisas de color verde, y numerosas pancartas con distintos mensajes. El recorrido se llevó a cabo por el Ejido de Abajo en dirección a la Cruz de los Caídos, y desde continuó por la calle Larga Alta. En la plaza tuvo lugar la lectura del manifiesto realizado por asociaciones de ámbito nacional que fue leído por parte de maestros, así como de alumnos de los cursos de quinto y sexto.

Durante algo más de una hora abandonaron las aulas para hacer ruido. Lo hicieron con silbatos y tambores. También se hicieron oír con una intensa cacerolada.

Ayer fueron muy visibles pancartas con mensajes como 'la naturaleza es nuestro hogar' o 'yo cuido el planeta tierra', pero lo que más se dejó notar fue la que abrió el desfile 'Ni un grado más, ni una especie menos'. Una frase que fue coreada y repetida por los alumnos y maestros en este encuentro, en el que todos pedían acciones y medidas para proteger el medio ambiente. Carteles con un planeta tierra rodeado por árboles o, en el otro extremo, saturado por el calentamiento fueron algunos de los dibujos que ayer los niños también sacaron a la calle.

Los maestros les explican las consecuencias de no hacerlo. Ayer les contaron, por ejemplo, que el mes de julio había sido el más caluroso de la historia, que de 194 países que existen en el mundo sólo 70 apuestan por el cambio climáticos. «Y son precisamente los que menos contaminan», dijo uno de los docentes. Les explican que cada vez hay menos aves a consecuencia del calentamiento global y esa aarmante extinción sobrecoge a los niños.

Por eso, ayer se unieron a la marcha que propuso su colegio para salir a la calle y hacerse escuchar. La directora Teresa Mendoza señaló que «es la primera vez que salimos pero todos los años realizamos actividades sobre esta temática en el centro».

Lectura del manifiesto en la plaza del Ayuntamiento.
Lectura del manifiesto en la plaza del Ayuntamiento. / L.C.G.

Por su parte, el alcalde, Rafael Pacheco, agradeció al centro educativo el apoyo que ofrecen en la ayuda a concienciar sobre este tema. También anunció que en el pleno celebrado la noche del jueves se aprobó la Declaración de Emergencia Climática y la adhesión a la Red de Ciudades por la Bicicleta.

También anunció su compromiso de poner en marcha el Camino Escolar Seguro para que los alumnos puedan acudir al colegio caminando o en bicicleta, de una forma segura, y evitando así el uso de los vehículos.