Borrar
El concejal de Turismo, Rafael Sánchez Zapata; la historiadora Rosa Holgado; el historiador y escritor José Antonio Ramos; y el concejal de Cultura, Jaime Carretero. CEDIDA
El escritor e historiador José Antonio Ramos ensalza la calidad y riqueza artística del patrimonio religioso casareño

El escritor e historiador José Antonio Ramos ensalza la calidad y riqueza artística del patrimonio religioso casareño

El trujillano participó en un encuentro en la casa de cultura, en el que hizo un repaso a las obras más destacadas de cada iglesia o ermita casareña

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 19 de febrero 2024, 22:46

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El historiador, académico y escritor trujillano, José Antonio Ramos Rubio, ha ensalzado la riqueza y calidad artística de obras del patrimonio religioso de la localidad. El acto tuvo lugar el pasado 15 de febrero en un encuentro organizado por el Ayuntamiento con motivo de la Semana del Privilegio Sancho IV.

Ramos hizo un repaso por las distintas imágenes, retablos y cuadros que se conservan en las distintas iglesias del municipio, entre ellas, de la ermita de La Soledad, del siglo XVII. De la ermita de los Mártires destacó la Virgen del Consuelo, con cara y manos talladas, una obra popular del siglo XVIII; así como los santos mártires Fabián y Sebastián, ambos del siglo XVI. Se refirió al óleo sobre lienzo del cuadro de Ánimas, con la representación de Dios Padre y las Ánimas del Purgatorio, de finales del siglo XVII.

Sobre la imagen de Santiago Matamoros en la ermita de Santiago señaló que «es una lástima que una obra escultórica del siglo XVIII haya sido restaurada tan mal, sobre todo, tratándose de una ermita longeva que se remonta al siglo XV aunque fue restaurada en 1963».

Igualmente hizo alusión a obras artísticas de la ermita de San Jerónimo, en la carretera de Arroyo de la Luz, como la un Crucificado pintado en una cruz, obra del siglo XVIII.

José Antonio Ramos, quien también es Cronista Oficial de Trujillo y padrino de la Cronista Oficial de Casar Rosa Holgado, atribuye también una gran importancia artística a la ermita de San Bartolomé por la imagen del santo titular, una obra del escultor Tomás de la Huerta, fechada en 1607. «Es el autor también del Nazareno que está en la iglesia de Santiago de Cáceres», dijo.

En la ermita de San Benito y San Blas, en el ático del retablo rococó de finales del siglo XVIII, hay una pintura con representación de la imposición de la casulla a San Ildefonso, de finales del siglo XVIII.

El retablo de la parroquia y la Virgen del Prado

De la parroquia Nuestra Señora de la Asunción destaca el retablo actual, que sustituyó a otro anterior, el cual fue realizado por Tomás de la Huerta entre los años 1605 y 1614. «Del retablo antiguo aún se conservan dos imágenes, concretamente las imágenes en madera policromada, arcaizantes, de Santa Lucía y San Juan Bautista, ambas obras del siglo XVI», manifestó.

También ensalzó el retablo barroco del siglo XVII de la capilla del Cristo de la Peña, en la que está el Cristo de la Peña. «Es una obra lignaria del siglo XVI, realizada en madera tallada y policromada que representa a un Cristo negro muy poco frecuente en la zona, sujeto a una cruz moderna mediante tres clavos», indicó.

Imagen principal - El escritor e historiador José Antonio Ramos ensalza la calidad y riqueza artística del patrimonio religioso casareño

De la ermita de Nuestra Señora del Prado destacó las tumbas altomedievales antropomorfas excavadas en la roca correspondientes al siglo VII d. C. «en las que encontramos en una de las claves de la bóveda el escudo policromado de los Golfines, mecenas que ayudarían económicamente a la construcción del presbiterio en los años finales del siglo XV». También enfatizó el bello camarín, cubierto con cúpula semiesférica con pechinas, obra del siglo XVIII.

Para Ramos, la obra más destacada es la Virgen del Prado, de la que manifestó «es una vetusta imagen de la Virgen de los años iniciales del siglo XIV. Consiste en una escultura en madera labrada con tronco y cabeza que recibió una importante reforma en el siglo XVIII, convirtiendo claramente en a la imagen en una especie de maniquí, con los brazos y las manos movibles. Según un documento del año 1767 realiza importantes reparaciones en la imagen el pintor oriundo de Villanueva de la Serena, Ignacio José Hidalgo. Era una imagen que se encontraba de pie y es posible que llevará a su hijo en el brazo izquierdo a la manera de una Odegetriabizantina», resaltó.

Ramos tiene en su haber un total de 192 libros publicados, y en algunas páginas desgrana con detalle todo el patrimonio artístico que se conserva en Casar de Cáceres.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios