Dos dotaciones de bomberos se traladaron de madrugada al taller. CEDIDA

Un incendio destroza en plena madrugada el taller de la carpintería Hermanos Cordobés

Un trabajador de Conyser dio la voz de alarma a los propietarios y llamó a los bomberos al ver humo en el inmueble

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

El taller de la carpintería de los Hermanos Cordobés Ordiales ha quedado inutilizable tras sufrir un incendio la pasada madrugada. Este local, ubicado entre las calles Cantarranas y Ronda de la Charca, es regentado desde el año 2000 por integrantes de la tercera y cuarta generación de la familia casareña de carpinteros, popularmente conocida como Los Cordobeses.

Se trata de uno de los negocios más antiguos del municipio que se mantienen a día de hoy. Sobre las 3.40 horas sus propietarios recibieron la llamada de un trabajador del servicio de recogida de basura, quien dio la voz de alarma al ver el humo en el local. «Fue este chico el que llamó a los bomberos y cuando llegamos abrimos la puerta principal, estaba todo lleno de humo, era asfixiante, con el aire se avivaron las llamas, pero allí era imposible entrar, algo tremendo, no se podía respirar», cuenta a este diario Carlos Cordobés, uno de los propietarios.

En el local, de unos 150 metros cuadrados, estaban todas las máquinas y herramientas de trabajo que han quedado inservibles. «No han ardido, pero del propio calor se han derretido los cables, ha sido una pérdida muy cuantiosa», indica.

Se han producido además daños en el material que tenían ya fabricado. Estos días tenían pendiente de entrega dos cocinas, un vestidor y un mueble de salón, y que han quedado destrozados. «Afortunadamente no se ha quemado nada de la sala de pinturas y barnices porque el daño hubiera sido mucho mayor, gracias a que las puertas estaban cerradas se ha evitado un mal mayor», expresa. Tampoco han sufrido daños ni la oficina contigua al taller ni la exposición. La planta superior estaba llena de humo. «Habrá que valorar si ha sufrido algún daño la estructura, vamos a apuntalar la viga de carga de hierro que se ha movido un poco por el intenso calor», relata.

El local ha sido precintado y se realizan ya investigaciones sobre el origen de este suceso. / CEDIDA

Ellos han podido sacar, empujando y sin arrancarla, la furgoneta que también estaba en el interior del local, para evitar que ardiera.

Investigaciones

Dos dotaciones de bomberos se encargaron de apagar las llamas y realizar las labores de ventilación del inmueble. Los trabajos se han prolongado hasta las siete de la mañana aproximadamente. Hoy la Guardia Civil trabaja en esclarecer este suceso. Mañana acudirá hasta el local un equipo de la policía científica especializada en este tipo de sucesos para esclarecer el origen del incendio. «Hoy ha venido también policía científica pero hasta mañana no sabremos cómo se ha producido el siniestro», señala.

Esta carpintería fue protagonista de las páginas de HOY Casar en el año 2018. En aquel momento se destacó que en el siglo XIX Aniceto Cordobés comenzó con el oficio de la sillería. Tras él continuaron tres de sus hijos, Julián, José y Santiago. Cuando se incorporó la tercera generación de la familia, en el inicio de la década de los años 60 del siglo pasado, comenzaron a ampliar los trabajos de carpintería.

Hoy día son los hermanos Carlos y Emilio, junto a sus respectivos hijos José Carlos y Miguel Ángel (ya la cuarta generación), quienes mantienen vivo un negocio familiar con más de un siglo de historia. «Toda una vida trabajando para que en dos horas se venga todo abajo», lamenta este casareño. La empresa cuenta con su seguro de instalaciones.