Indignación vecinal por la suciedad generada anoche en el Carnaval

Conyser, esta mañana, realizando la limpieza general de la plaza de Sancho IV. L.C.G./
Conyser, esta mañana, realizando la limpieza general de la plaza de Sancho IV. L.C.G.

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Numerosos vecinos de las barriadas próximas a la plaza de Sancho IV, principalmente los de Diputación, se sienten hoy indignados con la porquería que hoy han tenido que ver en las puertas de sus casas.

Al salir a la calle se han encontrado junto a sus puertas y fachadas inumerables vómitos, orínes y resto de los excesos que anoche los jóvenes dejaron durante la celebración del Carnaval en la caseta municipal.

Los vecinos no daban crédito a la suciedad que, un año más, han tenido que limpiar. «Esto es una vergüenza y no lo vamos a permitir más», decía una vecina que ha dejado la suciedad para que los trabajadores de la empresa de limpieza Conyser la retire.

Otros han optado por limpiarla ellos mismos ante la repugnancia que sentían al ver esa imagen en la misma puerta de su vivienda. «Esto da asco, y aún así los políticos se piensan que este es el mejor lugar para hacer un macrobotellón, quizás si los vómitos hubieran sido en las puertas de sus casas se lo pensarían y no lo volverían a consentir», ha dicho otro vecino.

Una de las propietarias de la vivienda esquibaba hoy la suciedad para salir de su casa, y ha optado por llamar al alcalde para dar cuenta de lo sucedido.

«Ya no es el ruido que nos provoca la fiesta al lado de nuestras casas, es la cantidad de suciedad que tenemos que aguantar y limpiar nosotros mismos», ha explicado otro matrimonio.

Los vecinos ya mostraron su disconformidad al Ayuntamiento para que la carpa se instalara en otro lugar, pero el Consistorio no buscó otra alternativa. Por esto, los vecinos han confirmado a este diario que «no volverán a consentir una fiesta de este tipo con jóvenes irrespetuosos que viven la fiesta sin control».

Esta mañana Conyser ha limpiado la plaza de Sancho IV y las calles aledañas. «El problema es que mean y vomitan en la propia puerta y eso nadie nos lo limpia, y no lo vamos a aguantar más», han zanjado.