Momento de la votación de este punto del orden del día, esta noche, en el salón de plenos. / L.C.G.

Se invertirán 500.000 euros en la puesta en marcha del servicio de recogida de basura 'puerta a puerta'

El pleno ha aprobado hoy la Ordenanza reguladora de recogida de residuos, con el voto a favor de los ediles socialistas y el rechazo de los populares

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

El pleno del Ayuntamiento ha aprobado hoy la Ordenanza reguladora de la recogida de residuos, con los votos a favor de los concejales socialistas y el rechazo de los populares.

Este punto del orden del día ha creado un amplio debate entre los portavoces de los grupos políticos. También ha servido para profundizar más en el proyecto de recogida de residuos 'puerta a puerta' en el que ya trabaja el Ayuntamiento y que será una realidad en poco tiempo.

De hecho se han arrojado cifras de la inversión necesaria para esta iniciativa, que ronda los 500.000 euros, de los cuales 5.000 euros serán para la adquisición de cubos que se repartirán por los hogares. La mitad, unos 250.000 euros, se emplearán en crear un punto limpio y el resto irá destinado a la compra de material, tarjetas y la dotación de áreas de emergencia para cuando sea necesario tirar la basura en un punto concreto.

El concejal de Urbanismo, Julián Tovar Tovar, ha aclarado que con este sistema se pretende incrementar el porcentaje de reciclaje en el municipio. Actualmente se recicla un 17%, y en el año 2023 se debería conseguir llegar al 40 ó 45%.

Instrumento regulador

En este sentido, desde el Ayuntamiento han dado el primer paso para la aprobación de la Ordenanza. Así, Tovar ha manifestado que «estamos ante la necesidad de aprobar esta ordenanza por exigencias europeas de dotarnos de un instrumento que regule todo lo que es el proceso de recogida, transporte y reciclaje, con independencia de la opción de recogida que se vaya a plantear».

Por su parte, el concejal del Partido Popular, José Lorenzo Rocha, ha invitado a los casareños a que «lean detenidamente la ordenanza porque tiene aspectos que ponen los pelos como escarpias, y es una política de sovietización a la que nos van a llevar». Para Rocha, este sistema de recogida «va a generar litigios entre los vecinos y tendrá complejidades técnicas, y el Reglamento sancionador es una barbaridad que también va a generar conflictos».

Sobre estos argumentos, Tovar se ha defendido diciendo que «no tiene sentido renunciar a los 500.000 euros, ahora tenemos una posibilidad de hacer esta recogida financiada desde la Junta de Extremadura y si no lo hacemos tendríamos que pagarlo más adelante».

En su turno de intervención, Rocha también ha indicando que «este grupo no nos creemos tan insensatos como para esclavizar a la gente». Ante estas palabras, el alcalde, Rafael Pacheco, ha explicado que la ordenanza «es la adaptación de la ordenanza marco de la Federación de municipios y provincias de España, y este modelo está aprobado por muchos pueblos gobernados por el PP y no es sovietización, se llama conciencia medioambiental, es una obligación».

Además, ha aportado algunos datos del costo que supone recoger la basura en la actualidad y llevarla posteriormente al Ecoparque: 60 euros por persona. «De tasa de basura se cobra 29 euros, por lo que hay un déficit de 31 euros que lo pagamos con los impuestos de todos. No es un problema de la administración si no que corresponde a cada uno de los ciudadanos».

El portavoz popular ha incidido en que los vecinos lean el apartado referente a las sanciones descritas en la ordenanza, que oscilan entre los 45.000 y 1.750.000 euros.

Desde hoy el Ayuntamiento también ha puesto una campaña de concienciación sobre la importancia de reciclar en beneficio de todos. A cada hogar llegará estos días un tríptico informativo y un imán de la campaña.