El León Leal Ramos celebra las jornadas culturales de la alegría

Los escolares disfrutarán de una semana llena de actividades tanto dentro como fuera del centro

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La normalidad vuelve a los centros educativos y, tras dos años, se recupera la organización de actividades conjuntas. Las jornadas culturales han comenzado hoy con una yincana en la que han participado todos los alumnos al aire libre.

El patio del colegio se ha convertido en un área para afrontar distintas pruebas de habilidad. La actividad se ha realizado por equipos, y la gran sorpresa ha sido que todos han podido lanzarse en tirolina.

Se ha contado con la colaboración de los trabajadores del área de Deportes del Ayuntamiento e integrantes de la asociación multiaventura El Mosquetón. «Hemos denominado esta semana cultural como de la alegría, porque lo que queremos transmitir es eso, alegría, y realizar actividades conjuntas después de dos años sin poder hacerlo», ha explicado la directora Teresa Sánchez Mendoza.

De hecho, los escolares han llevado hoy a clase un globo amarillo al que le han pintado una cara sonriente, para decorar las zonas comunes del centro.

Se ha programado una semana divertida, lúdica y de aprendizaje. Los alumnos del cuarto curso han realizado hoy una visita para conocer más sobre las aves a Cáceres, gracias a la colaboración de la Universidad de Extremadura.

Esta semana también disfrutarán con concursos de dibujos sobre la alegría y de pareados, así como un taller de instrumentos. Además se llevará a cabo una ruta en bicicleta por el entorno, con el fin de fomentar la práctica de la actividad física regular entre los escolares, a la vez que se pretende promover actividades de convivencia y relación fuera del entorno del centro. Los alumnos deberán llevar una autorización de sus familiares.

Otro grupo de alumnos disfrutará de una visita a la biblioteca municipal. El viernes, día de la clausura, se realizará una convivencia musical y se repartirán chocolate y churros.

Esta semana, como no podría ser de otra manera, los alumnos podrán sonreír más delante del photocall de la alegría.