El equipo tras vencer ayer al Montijo en el último minuto de descuento. / CEDIDA

Llegar a lo más alto, y en el último minuto

El equipo infantil de la E.D.Casareña logró ayer clasificarse a la División de Honor, y suma ya dos años consecutivos de ascensos

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

El equipo infantil de la Escuela Deportiva Casareña vio ayer su sueño cumplido. Fue en el último minuto de descuento cuando Daniel Villa marcó un gol decisivo, que llevará a este grupo de casareños a soñar a otro nivel la próxima temporada.

«Llevan dos años consecutivos de ascenso, el objetivo era mantener la categoría y hemos conseguido más de los que nos planteábamos», ha expresado su entrenador, Samuel Barrantes. Junto a él forman el equipo técnico David Sanguino (entrenador de portero) y Juan Vicente Izquierdo como segundo técnico.

Casi la totalidad de los jugadores se han formado en las categorías bases de esta escuela. «Empezaron desde pequeños la mayoría de ellos, y este año han contado con un portero nuevo que vino a residir aquí», indica.

Este año las generaciones de 2007 y 2008 formaron este equipo infantil, y juntos han logrado este destacado resultado que pone fin a una buena temporada. «Los del año 2007 pasan al equipo cadete y los del año 2008 jugarán en División de Honor, la máxima categoría a nivel de Extremadura con los de la generación del 2009». Eso supondrá enfrentarse a equipos importantes, como al de Plasencia, el Diocesano de Cáceres, El Cacereño o el Mérida.

«Es el primer año que llegamos tan alto. Primero tuvimos un grupo de cinco equipos y los dos primeros salvaban la categoría, y quedamos segundos ganando al Villanovense. Ahí ya dijimos que mantener la categoría era el objetivo, y nos metimos en otro grupo con Moraleja, Mérida y Montijo, nos ganó el Moraleja y los otros dos los empatamos, y nos quedamos terceros», cuenta el entrenador sobre esta temporada.

La oportunidad del ascenso ilusionó al equipo. Se celebró ayer Montijo, y estuvieron arropados por sus familiares. «Siempre ha habido familiares que han dado el apoyo y nos han acompañado siendo viajes largos, y eso se agradece», dice Samuel.

En el encuentro de ayer les encajaron dos goles en el primer tiempo. «Se les notaba muy nerviosos, pero en el descanso les dijimos que lo estábamos haciendo mal, que salieron a disfrutar y las cosas saldrían mejor y así fue», explica.

En cuanto al resto de equipos, el alevín también está ya clasificado en la máxima categoría, el juvenil salvó la categoría ayer y del cadete están pendientes de conocer si mantendrá el puesto, aunque con la directiva confía que el recurso que están pendiente de conocer les será favorable.

«Estamos recogiendo frutos de años anteriores», resalta el entrenador e integrante de la directiva de las escuelas. La próxima temporada volverán a promocionar el baloncesto, que este año no ha salido para adelante. La idea para el equipo de voleibol es que comiencen a competir.