Lluviosa despedida de La Soledad

El recorrido se realizó como siempre, más acelerado, y con lluvia intermitente. /L.C.G.
El recorrido se realizó como siempre, más acelerado, y con lluvia intermitente. / L.C.G.

La procesión del Santo Entierro sí pudo salir este año, y la caja del Cristo llevó un crespón negro en recuerdo a un cargador fallecido

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

El día de Viernes Santo mantiene intactas sus tradiciones casareñas. Tras los rezos de Laudes de la mañana, y el Vía Crucis en la iglesia, se llevó a cabo la celebración de La Pasión y Muerte del Señor. Una misa vespertina en la que los hombres utilizan sus mejores galas, y muchas mujeres optan por las mantillas.

Este año sí fue posible realizar la procesión del Santo Entierro. El año pasado la lluvia lo impidió. En este encuentro desfilan, de forma conjunta, los representantes de las cofradías del Santísimo y de la Vera Cruz, pero también tiene representación como invitada la Hermandad del Cristo de la Peña.

El mayordomo del Santísimo, precede con la vara, la caja de Cristo yacente. Junto a él los cuatro diputados portan los faroles, propiedad de esta cofradía. La caja acristalada, llevó, de forma especial este año un gran crespón negro en recuerdo al casareño José Luis Borrella Espada, fallecido hace unos meses, y que durante años había portado esta imagen.

La caja del Cristo yacente, arropada por los representantes de la cofradía del Santísimo. / L.C.G.

En un momento del recorrido, uno de los faroles de este paso se desplomó, pero la rápida actuación de los capataces que habían sido alertados por el público que veía pasar la procesión evitó que impactara contra el suelo. Antaño este paso era portado por representantes del Ayuntamiento. Ahora los brazos se reparten entre las dos cofradías, ya que esta imagen es la única que no se subasta en la tarde del Domingo de Ramos.

La mayordoma y diputadas del Santísimo iban tras la caja, de riguroso luto y mantillas. Tras ellas desfilaban otro grupo reducido de mujeres que quisieron acompañar con la misma vestimenta. Años atrás el número de féminas que participaba en este encuentro era mucho mayor.

La banda municipal de Música de la localidad estuvo también presente en este desfile. Tras ellas, el mayordomo de la Vera Cruz y las diputadas, también de mantillas, que precedieron a la Virgen de La Soledad. Numerosos hombres y niños participaron en este desfile, formando dos filas, como ya es costumbre.

La banda municipal de música acompañó a los asistentes. La cofradía de la Vera Cruz precedió a la Virgen. / L.C.G.

La lluvia respetó por la tarde, pero por la noche comenzó a llover a la hora de la salida de la Virgen. Cuando aflojó, La Soledad apareció por la puerta lateral de la iglesia, protegida por un plástico que años atrás se confeccionó acorde a su figura y manto para momentos como el de ayer por la noche.

Con llovizna intermitente se realizó el recorrido habitual, desde la iglesia, pasando por las calles Iglesia, El Santo, Ronda del Ejido del Santo, Larga Alta, Avenida Constitución, calle Nueva y Ronda de la Soledad. Se hizo a paso ligero y en poco más de una hora la Virgen ya estaba en su ermita. Fue recibida como siempre, por una gran hoguera, que con el agua de la lluvia originó numerosas pavesas. Los casareños se despidieron de La Soledad con el canto de La Salve. No hubo tiempo para más. No hubo saetas porque llovía.

Hoy sábado Santo tendrá lugar la Vigilia pascual a las 23.00 horas en la parroquia. Mañana, Domingo de Pascua, se llevará a cabo un misa a las 11.00 horas, tras la cual se realizará la procesión de El Encuentro.