La manifestación se ha realizado a las dos de la tarde, al finalizar las clases. / L.C.G.

Maestros, alumnos y familias protestan a la salida del colegio para evitar la supresión de una plaza de docente

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Antes de marcharse a casa, la directiva del colegio León Leal Ramos, arropados de sus alumnos y numerosos familiares se han manifestado contra la decisión de la Inspección de Educación de suprimir una plaza de docente para el próximo curso.

El equipo directivo ha planteado por escrito la necesidad de mantener esa plaza a todas las instituciones educativas, dando a conocer la situación que provocaría su eliminación de cara al próximo curso. Hace días conocieron la noticia de que se eliminaría o bien una plaza de Primaria o bien la de un maestro de Educación Física, que desde la dirección consideran es «inviable» y si sólo queda un docente para ello «tendría una carga lectiva superior a la permitida».

Así lo han hecho saber al alumnado y a los familiares, que han escuchado a través de las rejas del colegio los motivos que supondrían restar un docente a la plantilla. Actualmente la integran una treintena de maestros, e incluso, pidieron hace dos meses la incorporación de una más para la especialidad de música.

Los maestros se sienten muy preocupados por esta decisión y han emitido escritos a distintos responsables educativos de la región. / L.C.G.

«Hemos reclamado a todos los sitios posibles, no sabemos qué va a pasar y creemos que nos lo comunicarán este mes», han precisado desde la dirección.

Alumnos y familias han apoyado esta protesta porque quieren una educación de calidad para sus hijos, «sin tener que dejar vacíos, los políticos deben preocuparse de dar una buena educación», han dicho.

Y con un gran cartel en el que se indicaba 'No a la supresión, por una enseñanza digna y de calidad' los maestros se han unido para protestar por esta decisión que perjudicaría el funcionamiento en el centro a partir del próximo curso.