Integrantes de la cofradía saliente, el pasado domingo 28 de noviembre, en su último acto en la parroquia. / CEDIDA

La mayordomía de la cofradía de Ánimas sigue vacante, y faltan además seis diputados

El pasado 28 de noviembre se propuso a cinco matrimonios para el relevo, pero cuatro de ellos han rechazado

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La cofradía de Ánimas busca candidatos para el próximo año. Desde el pasado 28 de noviembre, día en el que se dio a conocer a los nuevos representantes, sigue vacante la mayordomía y seis puestos de diputados.

Tras el rechazo de los primeros mayordomos propuestos, los salientes han sugerido a otros tres matrimonios para que ocupen el cargo durante el próximo año. Por distintos motivos, todos han rechazado la petición.

Además, tres de las cuatro parejas propuestas como diputados en un primer momento han comunicado su decisión de no formar parte del colectivo. Sólo un matrimonio ha confirmado su compromiso para seguir adelante.

Ante esta situación, la cofradía saliente ha manifestado que «si hay gente que de forma voluntaria quiera formar parte de la cofradía lo comuniquen a los salientes o a la parroquia». Durante el mandato la cofradía debe realizar el Rezo de Reyes, el reparto de bollas de anís y la organización de la Mesa del Ramo, la principal tradición de las fiestas de septiembre. «Es una lástima que no haya gente que quiera formar parte de la cofradía, son tradiciones del pueblo y si no hay relevo acabarán perdiéndose», alegan.

En la última década, ésta no ha sido la primera vez que ha surgido la dificultad de encontrar mayordomos o diputados, y finalmente aunque con algunos rechazos, todos los años se han cubierto los cargos.

Cabe recordar que en el año 2018 un grupo de diez amigos decidieron de forma voluntaria representar la cofradía en un mandato 'in solidum', en el que no se definieron ni mayordomos ni diputados y todos actuaron por igual.

Por tradición, en el puente de diciembre es cuando la cofradía saliente hace entrega a los nuevos candidatos de todas las pertenencias. Pero, dada la situación, habrá que esperar a ver si hay voluntarios para formar parte de una cofradía con más de seis siglos de historia.