La Mesa de ofrendas por Santiago se celebra tras dos años, pero con menos productos y asistentes

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La tradicional Mesa de ofrendas con motivo de los festejos a Santiago se celebró ayer tras la novena, a las puertas de la ermita, y con menor afluencia de público que los años previos a la pandemia.

La Hermandad de Santiago ha querido recuperar los actos tradicionales este año, tras dos ediciones sin poder hacerlo. También las novenas se llevan a cabo en la ermita y no en la parroquia como sucedió el pasado mes de julio.

La Mesa contó principalmente con dulces típicos y cestos de fruta, que fueron bendecidos por el párroco Luis Vidal Arias para su posterior venta. Los presentes confirmaron que este año hubo menos afluencia de público, y la mesa de productos también fue más reducida.

Hoy es el turno de la velada, en la que se pretende que los niños recorran un tramo de las calles Barrionuevo Bajo y Larga arrantrando latas, una tradición que anuncia la llegada del 25 de julio. Partirá a las 21.00 horas desde la ermita de Santiago.

Mañana, la imagen de Santiago peregrino saldrá en procesión tras la última novena, a partir de las nueve de la noche. Recorrerá las calles Santiago, Avenida Constitución y Larga Baja.