Borrar
Carta de despedida tras dejar la política

Carta de despedida tras dejar la política

josé ramón hidalgo vicho

Martes, 14 de marzo 2017, 16:13

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Querido casareño:

Estas líneas tienen como fin compartir contigo mi decisión de dejar la política y agradecer la confianza que un día pusiste en mi, si no logré ganármela por el motivo que fuera, quiero que sepas que asumo la responsabilidad de no haber buscado la forma de llegar a ti, ya que en mi concepto de política cabe absolutamente todo el mundo.

La decisión de tomar acción en este mundo, no fue otra que mis ganas de luchar por mejorar el entorno en el que vivía, buscando formulas para solucionar los problemas cotidianos que tenemos en nuestro día a día. Mi recorrido en el Casar de Cáceres (2007 2015) ya lo conoces, lo habrás vivido, o podrás leerlo en prensa, boletines, programas electorales, internet, etc.

Después de vivir esta experiencia me he dado cuenta de que la política no es el lugar que busco para aportar mi contribución a nuestra sociedad, sin duda he aprendido muchas cosas unas buenas y otras menos buenas, por lo tanto, me quedo con el amor incondicional que he sentido por parte de todos, independientemente del color político.

Ahora mismo me encuentro enfocando mi vida desde otro punto de vista, continuaré trabajando para mejorar el mundo en el que vivimos ya que nací impregnado de una vocación de servicio que me lleva constantemente a aportar algo más de lo que me aportaron a mí. Confío plenamente en la política y en los políticos, aún sabiendo que estos no están exentos de que la mediocridad se apodere de ellos.

Para finalizar te pediría que por un momento te detengas a observar el mundo que estamos creando, la educación que le estamos dando a nuestros hijos, las noticias de la prensa, los telediarios, etc. Personalmente me asusta lo que veo, me asusta ver como en pleno siglo XXI la sociedad está inmóvil, centrada en el materialismo. Vivimos en un mundo de robots programados para el trabajo, los estudios, la hipoteca, etc. Nos olvidamos de valores fundamentales y nos colocamos corazas que nos hacen ser tan duros que nos permiten seguir comiendo en nuestro salón, mientras vemos como el mundo se llena de asesinatos, violaciones, muros, desigualdad, maltrato, racismo, machismo, etc.

Y no son problemas de otro país, todos estamos expuestos a este tipo de situaciones, todos conocemos a alguien que coge un vuelo para ir de vacaciones y hoy corre el riesgo de que alguien ponga una bomba en su aeropuerto, todos podemos tener un hijo que se sienta rechazado por su condición sexual, todos podemos tener una hermana de la que abusen, ¿ese es el mundo que quieres para ti y para tus hijos?

De corazón te digo que ese no es el mundo que yo quiero dejar cuando muera, tengo la esperanza de que si cada uno de nosotros toma consciencia de lo que estamos haciendo y comienza por uno mismo, por su familia, por sus amigos, conseguiremos entre todos crear un verdadero mundo donde el amor sea la única bandera que usemos. Ese es mi único objetivo.

Un fuerte abrazo.

Hasta pronto.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios