Acto de presentación de la exposición esta tarde en la casa de cultura. / L.C.G.

La pintora extremeña Ana Herguijuela ensalza a las mujeres en una muestra repleta de retratos

Se podrá visitar en la casa de cultura hasta final de mes

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La sala de exposiciones de la casa de cultura estará hasta finales de mes llena de color y realismo. Desde esta semana acoge la muestra 'Nosotras', en la que destacan un buen número de retratos de mujeres y niños, realizada por la pintora Ana Herguijuela Muñoz, pintora autodidacta y natural del municipio cacereño de Monroy.

La pintora, que reside actualmente en Valencia, cursó estudios de niña en Casar de Cáceres, y ha mostrado su ilusión por poder mostrar sus trabajos en esta localidad con la que tiene también vínculos familiares. «Para mí ha sido un esfuerzo enorme trasladar una parte de mi obra hasta aquí, pero estoy muy contenta e ilusionada de exponer en mi tierra y agradezco a la casa de cultura que la haya acogido», ha expresado en el acto de inauguración que ha tenido lugar esta tarde, en presencia del alcalde, Rafael Pacheco, y las concejalas de Igualdad y Cultura, Julia Tovar y Tamara Lázaro.

Retratos de mujeres mayores, entre las prioridades de la autora. / L.C.G.

A través de sus obras, la autora ensalza la lucha continua de las mujeres, sus sufrimientos, paciencia y valentía. «Soy una amante del retrato, sobre todo de mujeres mayores, me producen mucha ternura, sobre todo sus arrugas porque son expresiones de la vida que han tenido», ha dicho a este periódico.

El casareño Adrián Muñoz también ha sido pintado por la autora y su retrato puede verse en esta muestra junto a los de otros niños. / L.C.G.

Entre los retratos, destaca el de la pintora Frida Kahlo, de la que ha precisado que ha sido una mujer polémica, valiente y fuerte. Hay otras obras de primeros planos de las garras de algunos animales, que según ha explicado, representan la firmeza o la paciencia de las mujeres

Aunque pinta desde niña, fue a partir del año 2000 en Valencia cuando empezó a aprender y perfeccionar la técnica a través de una escuela, a la que sigue asistiendo una vez a la semana. «Para mí es un hobbie, no me dedico profesionalmente a ello», ha precisado. Pese a ello, algunas de sus obras están a la venta, y seguirá haciendo lo que más le gusta, pintar bajo encargo.