Hoy los trabajadores de Jardines han continuado trabajando en el Paseo de Extremadura. / L.C.G.

Se plantarán alrededor de un centenar de nuevos árboles en el casco urbano

Se continúa con la poda y la tala de árboles, y se apuesta por especies autóctonas como la morera, el almez o el fresno

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Los trabajadores del área de Jardines del Ayuntamiento continúan con la poda y tala de árboles en el casco urbano. Está previsto que, durante el año, se planten alrededor de un centenar, de especies autóctonas.

Desde hace unos días los trabajos se centran en el Paseo de Extremadura. Concretamente se está procediendo a la tala de algunos plataneros, los que causan mayor problemática tanto a las redes de abastecimiento, al acerado o las alergias que provocan. Otro de los inconvenientes de esta especie es que acogen a innumerables pájaros, los cuales generan una gran suciedad. Se estudia cada caso concreto, y se decide si el árbol se sustituye o se poda. «No se actúa sólo porque hay pájaros, si no porque están generando otros muchos problemas y son especies envejecidas que se van sustituyendo», han indicado los trabajadores.

El alcalde, Rafael Pacheco, ha puntualizado que en la localidad había unos 400 plataneros. El pasado año se retiraron unos 80, y este año desaparecerá una cantidad similar. «Se irán retirando poco a poco, según su ubicación y los problemas que generen, y son sustituidos por otras especies autóctonas», ha dicho.

Precisamente, para aliviar los problemas que generan este tipo de árboles se ha apostado por incluir otras especies, de hoja caduca, más adaptadas al casco urbano. Entre ellas se están plantando la morera, el almez, el fresno y el liquidámbar. Tanto la Junta de Extremadura como la Diputación han cedido plantones al municipio, y otros son adquiridos con fondos municipales.

Por otro lado se continúan repoblando la zona de La Charca, y desde Jardines aseguran que para este año está prevista la siembra de entre 700 y 800 árboles más.