Terreno próximo a la N-630 en el que se pretende construir el parque acuático. / CEDIDA

Los promotores del parque acuático desean comenzar las obras cuanto antes, pese al incremento de costes

La inversión pasará de 24 a 32 millones de euros, y están a la espera de la resolución definitiva de los informes presentados a la Junta de Extremadura

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Los promotores del parque acuático están a la espera de la resolución definitiva de la Junta de Extremadura para poner en marcha el proyecto. El pasado 4 de agosto se presentaron los últimos informes requeridos por la consejería de Medio Ambiente.

«Estamos pendientes de su publicación en el DOE y habrá un plazo de 30 días para conocer la resolución definitiva de los informes medioambientales, paisajísticos y arqueológicos», detalla Felipe Hurtado, representante de la empresa Aquamundo.

Según Hurtado, en estos momentos lo que prima es el tiempo, ya que las obras deberían comenzar como fecha límite el 15 de octubre para que el parque pueda funcionar la próxima temporada. «Si no tenemos la capacidad de abrir el próximo año, el proyecto ya no sería rentable porque se han invertido ya tres millones de euros entre informes técnicos, desarrollo del proyecto y la compra del terreno», destaca.

Los promotores han tramitado toda la documentación administrativa y técnica para que el proyecto sea una realidad pese al incremento de los costes que tendrán que asumir. El encarecimiento de las materias primas elevará la inversión a los 32 millones de euros, ocho millones más que lo previsto inicialmente. «Por ejemplo, los toboganes iban a costar ocho millones y con la situación actual será necesario invertir 10 millones», dice.

Si la Junta da luz verde a dichos informes sería el Ayuntamiento el que tendría que dar trámite a la licencia de obras para poder comenzar con esta inversión millonaria en la localidad. «Tanto la Junta como el Ayuntamiento están comprometidos con este proyecto y esperemos tener una respuesta lo antes posible, nos comprometimos también a realizar contratos de personas del pueblo y a adquirir productos de empresas locales», matiza.

Los mismos promotores del parque acuático serán los que construyan el hotel rural en la zona del Pantano Viejo. En los próximos días se presentará el proyecto que están terminando de redactar los arquitectos en el Ayuntamiento.