Juan José Rincón, en las proximidades del colegio, recogiendo firmas. / L.C.G.

Se recopilan en un día más de 400 firmas para pedir un pediatra para la localidad

Desde el Centro de salud aseguran que la situación es insostenible porque todas las consultas las atienden dos médicos, al estar otros dos ausentes

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Las familias casareñas se han unido para pedir al Servicio Extremeño de Salud un pediatra de forma continuada para la localidad. El servicio se realiza puntualmente desde que el pasado 8 de marzo la pediatra que ocupaba su puesto en el centro de salud solicitara una excedencia, que se prolongará hasta la segunda quincena de mayo.

Juan José Rincón y Tamara Blanco son padres de un niño de tres meses. Según cuentan, «desde que nació lo han atendido tres pediatras distintos». Se sienten inseguros al no contar con un especialista de forma continuada, y alguna vez han tenido que recurrir a urgencias del hospital cacereño. Por este motivo han iniciado una campaña de recopilación de firmas, que harán llegar a la Gerencia del área de salud de Cáceres. Sólo hoy han recogido más de 400. Son las firmas de numerosas familias que también se sienten indefensas por no contar, a diario, con un pediatra para cualquier problema de salud que pueda surgirle a sus hijos.

Las firmas se recopilarán durante toda la semana. Hoy este matrimonio se ha ubicado en los centros educativos, en el parque y en el pabellón polideportivo. «Un pueblo como Casar de Cáceres no puede estar sin pediatra durante tanto tiempo», han manifestado.

Desde el centro de salud casareño, la coordinadora Guadalupe Nieto, ha asegurado que se ha realizado la petición de forma reiterada, pero no han conseguido un sustituto de forma continuada. «No hay pediatras, los que hay en Cáceres tienen sus puestos, y los que vienen lo hacen como un trabajo extra los días que pueden», ha precisado.

En marzo se logró cubrir el puesto durante cinco días y en abril seis. Para la primera quincena de mayo sólo se contará con pediatra los días 4, 5, 12 y 13. «Las familias se están comportando bien pese al gran problema que tenemos, se asignan días y van apuntándose», ha puntualizado Nieto. El resto de días, la atención a los niños la prestan los dos médicos de Atención Primaria que, a día de hoy, están en el centro. Un tercero está de baja. «La situación es insostenible, de cuatro médicos, entre ellos la pediatra, con los que cuenta el centro dos no están, y los dos que estamos tenemos que atender a nuestros pacientes y a los niños que vienen, estamos desbordados», ha indicado.

Consultas saturadas

Hoy Guadalupe ha finalizado su jornada laboral con 79 consultas, tanto de forma presencial como telefónica. La situación la han dado a conocer a la Gerencia de Cáceres, así como a Dirección médica y al SES. En los próximos días, y hasta que la situación vuelva a la normalidad, se les ha autorizado a atender los casos urgentes, ya sean pacientes con dolores abdominales o torácicos, fiebres altas o situaciones que sean de cierta gravedad. «Solicitar una analítica que no sea urgente o los resultados de alguna radiografía serán aplazados porque hay que dar prioridad a lo más urgente con los recursos que tenemos», ha matizado.

Nieto ha destacado la labor tan importante que están realizando los cuatro enfermeros con los que cuenta el centro, para intentar dar la mejor atención al elevado número de pacientes que a diario se desplazan hasta el centro de salud de la localidad.

Además de tener que atender a los vecinos de Casar de Cáceres, también tienen que hacerlo a los pacientes que llegan de las localidades vecinas de Cañaveral y Casas de Millán. Hasta esos pueblos también se hará llegar el listado para la recopilación de firmas. «Tenemos que dar una solución a esto, está en juego la salud de nuestros hijos», sostienen las familias.